Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército israelí detiene a un ministro y a varios alcaldes palestinos

Los bombardeos han causado 34 muertos en 10 días en poblaciones de la franja de Gaza

Maniatado en Gaza, el Gobierno israelí dio ayer un severo golpe contra Hamás en Cisjordania. Treinta y tres dirigentes políticos, entre ellos el ministro de Educación y alcaldes de importantes ciudades palestinas, fueron detenidos por soldados judíos en una redada nocturna. Es la respuesta al lanzamiento de cohetes desde Gaza y a la oferta de las facciones palestinas de respetar una tregua si las Fuerzas Armadas israelíes la extienden a Cisjordania, pero es también un paso más en la ofensiva en toda regla lanzada contra el movimiento integrista desde su triunfo en las elecciones, en enero de 2006.

Anoche un misil israelí alcanzó una caravana cerca de la casa de Haniya en Gaza

Por el momento, el Ejecutivo de Ehud Olmert no ha cumplido sus amenazas de matar a prominentes dirigentes de Hamás. Ya sea por consideraciones políticas o porque no han localizado a miembros de su cúpula, que han pasado a la clandestinidad en Gaza. Sus objetivos se limitan desde hace tres días a cuarteles de Hamás y a entidades financieras acusadas de canalizar fondos hacia este movimiento.

Aunque tienen entre ceja y ceja a los milicianos y políticos islamistas, los bombardeos de la aviación, la artillería y la armada israelíes han dejado 34 muertos en 10 días, al menos 18 de ellos civiles. Los últimos, un pescador que ayer falleció por disparos de un buque y una mujer que murió por las heridas sufridas hace una semana.

Naher al Shaer, ministro de Educación, figura entre los encarcelados ayer. Ya fue detenido cuando una treintena de diputados y ministros ingresaron en prisiones israelíes tras la captura del soldado Gilad Shalit, en junio del año pasado, aunque Al Shaer fue liberado tres meses después, ya que no pertenece al movimiento fundamentalista Hamás. Pero mientras Shalit siga cautivo, no hay visos de que los demás pisen la calle. Un total de 44 parlamentarios, 40 de ellos de Hamás, están en prisión, contando los detenidos ayer.

Además de Naher al Shaer, cayeron en la redada tres diputados -se busca a otro- y los alcaldes de Nablus, Kalkilia, El Bireh y otras dos ciudades cisjordanas. A pesar de que Hamás demuestra capacidad para renovar sus cuadros, la detención masiva supone un serio golpe a su estructura política.

Portavoces del movimiento islamista advirtieron que la decisión del Gabinete israelí sólo contribuirá a que la violencia persista y aumente. Nada queda de la tregua suscrita en noviembre pasado.

La mayoría de las milicias palestinas acordaron entonces un alto el fuego abocado al fracaso. Yihad Islámica rechazó sumarse a la tregua e Israel se negó a ampliarla a Cisjordania. Esporádicamente, se han lanzado cohetes contra comunidades aledañas a Gaza, al tiempo que las capturas y asesinatos de supuestos milicianos palestinos han sido constantes. Era cuestión de tiempo que cualquier brote aislado diera al traste con la precaria calma, dado que la situación sobre el terreno en Cisjordania y la franja son diametralmente opuestas.

Israel no puede emplear los mismos métodos en uno y otro territorio porque en la franja, desde la evacuación de los 8.000 colonos en agosto de 2005, no hay presencia uniformada israelí. No obstante, militares judíos ejecutaron el miércoles una operación que ha suscitado incógnitas entre los expertos. Un grupo de soldados se adentró en Jan Yunis, en el sur de la Gaza, y detuvo a siete personas. Las interrogó y las liberó poco después.

Hay quien opina que se trata de poner en práctica la táctica de efectuar redadas periódicas en el territorio palestino mediterráneo, como sucede casi a diario en Cisjordania. Otros aseguran que a los residentes de las viviendas allanadas se les advirtió de que serán demolidas si son utilizadas para el lanzamiento de cohetes. [Anoche, la aviación israelí atacó cerca de la casa del primer ministro islamista, Ismail Haniya, en el campo de refugiados de Shati, en Gaza, aunque una portavoz militar negó que fuera el objetivo. Según los testigos, un misil alcanzó una caravana usada por guardias de Hamás que vigilan una calle que lleva a la casa de Haniya, hiriendo a una persona, informa Reuters].

Pese a la operación en Cisjordania, el lanzamiento de cohetes sobre suelo israelí, aunque en menor cuantía que en jornadas anteriores, continuó ayer. El presidente palestino, Mahmud Abbas, ha intentado persuadir a las milicias de todo signo de la necesidad de detener el disparo de los Kassam. Sin éxito hasta el momento. Ayer, en una conferencia de prensa junto al responsable de la política exterior europea, Javier Solana, volvió a asegurar que la estrategia de los Kassam es "inútil".

El español -que celebró la extensión por un año del mandato de la misión de observadores de la UE en el paso fronterizo de Rafah, entre Gaza y Egipto- exigió también el final de las agresiones contra Israel, pero añadió a renglón seguido que las detenciones de dirigentes políticos de Hamás deben cesar. Pocos quedan por perseguir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2007