Reportaje:Elecciones 27M

Obras inmortales, ruido perpetuo, polvo eterno

Barcelona tiene diversas zonas cuyo pasado y futuro está indisolublemente asociado a actuaciones públicas

La eternidad existe. Se llama obra pública. Algunos ciudadanos de Barcelona saben bien lo que significa vivir junto a una zona indefinida, es decir, cuya reforma se acomete y, casi antes de estar finalizada, conoce ya un nuevo plan. Hay plazas, calles y avenidas cuya identidad consiste en la incertidumbre sobre su porvenir. Por ejemplo, la plaza de Cerdà. Un ciudadano que trabajó años al principio de la Gran Via fue interrogado un día sobre dónde estaba esa plaza. La respuesta correcta era que a unos metros de su lugar de trabajo, pero él nunca asoció el scalextric que había a una plaza y respondió que no lo sabía.

La plaza de Cerdà y su entorno llevan años de obras y aún hoy no está nada terminado. Está en obras la Ciudad de la Justicia, la cobertura de la Gran Via, la adaptación del paseo de la Zona Franca, las líneas 2 y 9 del metro. Ya antes fue la eliminación del scalextric, el túnel de Ferrocarrils de la Generalitat y el proyecto inacabado y abandonado de una escultura de Mariscal, pasando por la adecuación de la ronda del Mig. Veinte años de obras, y lo que queda.

Más información

Los vecinos se adaptan, los comerciantes también, el tráfico muta al ritmo de las vallas y las grúas. Un día, dicen los responsables, aquello será la puerta de Barcelona. El asunto es: ¿quién seguirá vivo ese día? Porque lo que más incordia al vecino no es el presente, sino el futuro: la incertidumbre, saber que el paisaje de cada mañana será un día diferente, sin saber cuándo.

Es algo que afecta, sobre todo, a las plazas de una ciudad donde no abundan. Ya se ha citado Cerdà. Pero ahí está la magna obra de la plaza de Lesseps, tan importante que el Ayuntamiento ha creído oportuno anunciarla en las entradas de la ciudad. Justo en el final de la Diagonal, llegando de Esplugues, el conductor encuentra el aviso: "Obras en plaza de Lesseps". Allí, durante años, ni siquiera hubo plaza. Aquello era una montaña rusa, un engarce agresivo para el peatón. Ahora se aprovecha la construcción de la estación de la línea 9 del metro para devolver al espacio el rasante que tuvo hace años. La obra lleva iniciada más de cuatro años y no se le adivina el final. Pero, en este caso, los vecinos tienen, cuando menos, esperanza.

La otra gran plaza colgada del futuro es la de las Glòries. Hoy es un tambor distribuidor de tráfico que ha perdido su razón de ser desde que se han instalado los semáforos en la Gran Via. Un tambor llamado a desaparecer, pero cuya desaparición acarrea la incertidumbre para los comerciantes de los Encants.

Esta plaza fue concebida por Cerdà como el centro de Barcelona, pero el crecimiento de la ciudad hacia el sur y no hacia el Maresme (crecimiento obstaculizado por el parque de la Ciutadella) hizo que quedara casi como elemento periférico. Algunos partidos creen que un día logrará el papel central que Cerdà le atribuía. Sus vecinos y comerciantes, sin embargo, se contentan con saber cómo y cuándo estará acabada. Un asunto en lo que hay unanimidad: esta legislatura.

Pero no sólo en las plazas se instala el constructor, como bien saben los vecinos de Sants o los de Balmes-Rosselló, donde se amplían desde hace años los andenes de Provença. Si finalmente se construye la estación de Passeig de Gràcia del AVE, la zona seguirá en obras como poco tres años más. Y sin ella, puede que también si finalmente se instala ahí un pozo de evacuación de tierras.

PROPUESTAS

PSC: "Finalización de las obras de la plaza de Lesseps". Iniciaremos la transformación de la plaza de las Glòries y la convertiremos en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad". "El cubrimiento de las vías en Sants se ha aprovechado para introducir una serie de mejoras y recuperar un nuevo espacio público de 5,6 hectáreas".

CiU: "Reforma de la plaza de las Glòries con la supresión del actual anillo viario". "Vigilar las obras del AVE de forma que vayan paralelas a la transformación urbanística del barrio de Sants". "Resolver la zona urbanística Vallcarca-Lesseps- Travessera".

ERC: "La futura plaza de las Glòries comportará a la vez la ordenación del entorno e irá más allá del proyecto de 1992, cuando se instalaron los dos equipamientos de la ciudad -el Teatre Nacional y el Auditori-. Será el nuevo centro de Barcelona, como ya lo era para Cerdà".

ICV: "En Lesseps hemos tenido la valentía y la cintura de cambiar el proyecto. Respecto a Glòries, las obras se harán en la próxima legislatura. Hay un proyecto y está bien enfocado. Hemos preferido no correr y hacer las cosas bien".

Ciutadans: "Proponemos una moratoria en los proyectos urbanísticos que se realizan sobre terrenos del antiguo trazado ferroviario (estación de Francia, Ciutadella, Glorias, Sagrera, San Andrés".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50