Elecciones 27M

Zapatero garantiza un compromiso a "largo plazo" con Cataluña, aunque evita fijar fechas

Gélido reencuentro, el de ayer, entre José Luis Rodríguez Zapatero y Pasqual Maragall. El presidente del Gobierno y el ex presidente de la Generalitat coincidieron por primera vez tras las declaraciones de Maragall en las que afirmaba sentirse "traicionado" por Zapatero por la deriva que tomó la reforma del Estatuto. El encuentro fue ayer en un mitin de apoyo a Jordi Hereu en la Mar Bella. No hubo abrazos ni sonrisas. Apenas se miraron, y eso que estaban sentados en primera fila y separados por sólo dos sillas.

El líder del PSOE dijo que trata de solucionar los problemas de Cercanías, pero evitó referirse a su traspaso
Zapatero y Maragall no se saludaron en público y apenas se miraron, a pesar de que estaban sentados en primera fila
El presidente del Gobierno se jacta ante Maragall de haber cumplido sus compromisos con Cataluña

Más información

Una vez en el escenario, Zapatero aseguró repetidamente haber "cumplido" con la palabra dada con el Estatuto. El presidente del Gobierno añadió también que mantiene un "compromiso a largo plazo" con Cataluña, aunque no concretó.

El encuentro de ayer no tuvo nada que ver con el que Maragall y Zapatero mantuvieron en el mismo escenario hace menos de un año. Los dos políticos coincidieron en el Pabellón de la Mar Bella de Barcelona para defender el sí al Estatuto en la campaña del referéndum. Fue en junio de 2006.

Nada parecía quedar ayer de la sintonía que ambos exhibieron entonces. Maragall se sentó apenas a dos sillas de Zapatero y escuchó las palabras del presidente, pero no reaccionó. Al finalizar el acto, el ex presidente de la Generalitat y todavía presidente del PSC se levantó y abandonó el recinto entre besos y abrazos de algunos simpatizantes socialistas. Zapatero, mientras tanto, recibía felicitaciones y el cariño de dirigentes socialistas congregados a su alrededor.

El presidente del Gobierno se refirió a Maragall en una ocasión. Fue para agradecerle su labor como alcalde de Barcelona, agradecimiento que extendió a Narcís Serra y Joan Clos, también presentes en el mitin. La mayor parte del discurso se dirigió a despertar a un electorado socialista que se resiste, al menos en las encuestas, a dar una victoria amplia a Jordi Hereu.

Autocomplacencia

El resto del discurso Zapatero lo dedicó a recordar que en su labor de presidente ha cumplido con Cataluña. Habló del Estatuto: "Lo hemos hecho en tres años y vamos a desarrollarlo en tiempo y forma y con respeto a los contenidos", dijo. El presidente enumeró el Estatuto dentro de una larga lista de cumplimientos: la Carta Municipal de Barcelona, el retorno de los papeles de Salamanca y el reconocimiento del catalán en la UE, entre ellos. Citó también la devolución del castillo de Montjuïc.

El presidente del Gobierno hizo un amago de caer en la autocomplacencia excesiva. Zapatero admitió que las líneas de Cercanías de Barcelona tienen "un problema" y aseguró que su Gobierno está haciendo "un esfuerzo importante" para paliarlo. Prometió también que la Generalitat tendrá un papel "muy determinante" en la gestión del aeropuerto de El Prat. Las promesas del presidente no pasaron de aquí.

Las palabras más duras del presidente fueron para el PP, al que acusó de romper la convivencia en Cataluña por su uso partidista de la inmigración. "Cuesta mucho construir la convivencia y es muy fácil romperla". Zapatero tuvo palabras de apoyo para Maite Arqué, la alcaldesa socialista de Badalona contra la que se dirige el vídeo del PP en el que vincula la inmigración con la inseguridad.

José Luis Rodríguez Zapatero y Jordi Hereu al inicio del mitin en la Mar Bella.
José Luis Rodríguez Zapatero y Jordi Hereu al inicio del mitin en la Mar Bella.CARLES RIBAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50