Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

El alcalde de Maside impulsa un campo de golf vetado por la Xunta

Familiares del regidor promovieron el proyecto en suelo rústico

El alcalde de Maside (Ourense), Benigno Álvarez, del PP, sigue adelante con la controvertida construcción de un campo de golf, promovido por familiares y socios suyos en un espacio bajo protección, a escasos 70 metros del paraje natural de Puzo do Lago. La Xunta declaró hace ya año y medio estas obras "ilegalizables", prohibió "definitivamente el uso" de los terrenos afectados y ordenó revocar la licencia municipal.

El caso está ya en los tribunales, denunciado por el Gobierno gallego mediante un contencioso-administrativo. Pero lejos de pararse, las instalaciones están ya terminadas, según informaron en abril sus promotores, quienes esperan ahora obtener en breve autorización de apertura del ayuntamiento para empezar a operar.

El campo de golf dispone de nueve hoyos y ocupa diez hectáreas, pegadas al paraje natural bajo protección que incluye un lago y una antigua mina romana, un emblemático yacimiento arqueológico catalogado por Patrimonio. La Confederación Hidrográfica del Norte ha abierto un expediente sancionador contra los promotores por captar agua sin autorización, lo que podría afectar a la laguna de Vilaboa, otro humedal cercano.

Benigno Álvarez fue el principal impulsor de la construcción del campo en el municipio que gobierna desde hace 16 años. En su calidad de alcalde y miembro de la Asociación Terras do Carballiño, Álvarez incluso tramitó y consiguió para los promotores una subvención pública, a través de los fondos del programa Agader de la Xunta, destinado a sufragar iniciativas locales. El dinero concedido, 216.794 euros, cubrió el 45% del presupuesto de las obras. El proyecto, al que el alcalde concedió licencia de obras en julio de 2004, es promovido por la empresa Pozo do Lago Golf, constituida un año antes por, entre otros familiares, la hija y el yerno de Álvarez. El matrimonio vendió en febrero de 2004 sus participaciones a dos socios del regidor en su empresa, Construcciones Benigno Álvarez, de la que es administrador único.

El interés del alcalde por el campo de golf es tal que incluso es el Ayuntamiento el que alquila al Obispado de Ourense los terrenos de su propiedad en los que se asientan las instalaciones y luego, mediante concurso público, subarrienda esa misma finca a la empresa promotora. En ese contrato de "arrendamiento de unos terrenos arrendados al Obispado de Ourense al Ayuntamiento de Maside", se establece que serán las arcas municipales las que costeen "las instalaciones adecuadas de luz y agua" del futuro campo de golf. El ayuntamiento, a propuesta del alcalde, también pagó la pista de acceso.

Alertada por los ecologistas y tras comprobar que el campo de golf se construye en suelo rústico de protección de espacios naturales, la Dirección Xeral de Urbanismo ordena en abril de 2005 paralizar "de inmediato" las obras y abrir expediente a los promotores, para que "repongan la legalidad urbanística". Seis meses más tarde, el mismo departamento de la Xunta resuelve declarar "ilegalizables las obras" y prohibir "definitivamente" el uso de esos terrenos para ese fin. A principios de este año, tras hacer caso omiso el Ayuntamiento al requerimiento para que anule la licencia de obras, la Xunta decidió finalmente llevar el caso ante los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007