Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La fuerza de la ideología

La Royal Shakespeare Company representa 'Coriolanus' en Madrid

Hace un año, empezaron las conversaciones de la Comunidad de Madrid con la Royal Shakespeare Company que han culminado con la presencia de esta mítica compañía en el teatro Albéniz de Madrid, donde desde hoy hasta el sábado representarán su última producción, Coriolanus, quizá la obra más política e ideológica del dramaturgo inglés. Un texto que, curiosamente, han utilizado como propaganda a lo largo del siglo XX marxistas, nazis y nihilistas.

El montaje, con puesta en escena de Gregory Doran, cuenta con un amplio reparto de casi una treintena de actores en el que participan tres de los grandes: William Houston como Coriolano, el personaje más político de toda la dramaturgia de Shakespeare; Janet Suzman, que aborda el papel de Volumnia, quizá la mujer más dibujada y rotunda del dramaturgo inglés; y Timothy West, con su impactante mirada como el anciano patricio Menenio. También hay en el reparto dos adolescentes actores españoles: Daniel Morcillo y Marco Service.

Dice Doran que Shakespeare escribió la obra como metáfora de lo que estaba pasando en Stradford a principios del siglo XVII, cuando una subida del maíz provocó numerosas revueltas y hubo una pugna en torno a la representación del pueblo en el Gobierno del rey Jaime. Lo cierto es que Coriolano se puso en pie en Francia en 1934, por parte de grupos filonazis antirrepublicanos que persuadieron a la Comédie Française para montarla, lo que provocó manifestaciones frente al teatro. También Bertolt Brecht hizo de esta obra en los sesenta una lectura marxista en la que el pueblo tenía la fuerza y la razón. Versión que más tarde cuestionó Günter Grass, quien consideraba a la plebe manipulable. Todo ello sin olvidar otras lecturas nihilistas de este texto.

"Es imposible decir que la obra es neutral, porque expone la política de cada uno de nosotros y, de hecho, viéndola se cambia de opinión varias veces", apunta Doran, quien ha tratado de recoger todas las posibles posturas que rezuman en Coriolanus, aunque en algunos momentos hay una clara inclinación hacia el estilo brechtiano.

Madre e hijo

Doran también sostiene el cariz psicológico de esta pieza en la que puede intuirse una relación homoerótica de Coriolano con Tulio y, sobre todo, la relación profundamente freudiana del personaje principal con su madre. Doran destaca el hecho de que la obra está escrita el mismo año de la muerte de la madre de Shakespeare. Tal y como recuerda Suzman, en Hamlet es el hijo quien trata de enseñar a la madre, mientras que en Coriolanus es al revés.

Houston se confiesa impresionado por haber representado esta pieza en países donde la guerra está muy presente, como Estados Unidos: "Y España, donde el conflicto de Irak ha generado tensiones; la pieza habla de la intransigencia política, algo que hoy vivimos", a lo que añade Doran: "Es tan profunda su reflexión sobre la naturaleza, moralidad y necesidad de la guerra que de ahí su relevancia". Suzman matiza que Coriolano no habla del nosotros, sino del yo: "Habla de la intransigencia de un solo hombre, de ahí que comparemos con la intransigencia política de Bush, quien con su cabezonería política nos ha arrastrado a esto". Para West, esta pieza explora todo lo que hay dentro de la psique humana.

Coriolano se ha visto en España en los últimos años con puesta en escena de Helena Pimenta y Ginés García Millán como protagonista y de Georges Lavaudant para el Teatro Nacional de Catalunya con Lluís Homar de Coriolano. Respecto al hecho de que el montaje viene a España sin la escenografía original de Richard Hudson, Doran, que también es el primer director asociado de la RSC, comentó ayer: "Shakespeare también trabajaba sin atrezzo y además traemos lo que importa", dice en referencia a la palabra del autor, la interpretación y la carga política de la función.

Entre los próximos proyectos de la RSC se encuentra Cardenio, obra que parece ser que está inspirada en un episodio del Quijote y que tienen la intención de coproducir con España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007