Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IVAM se sumerge en las aguas "más lúdicas y más inquietantes"

14 artistas ofrecen su mirada sobre el mar y los puertos

El mar puede representarse como una escultura de hierro que forma espirales imitando la línea del horizonte. Y también como una videoinstalación en la que un tipo nada y nada sin llegar a ninguna parte. El IVAM abrió ayer Ojos de mar, una exposición en la que 14 artistas ofrecen sus miradas, algunas lúdicas y otras inquietantes, sobre el mar y los puertos a través de distintos registros creativos.

La inauguración coincidió con el día internacional de los museos, y mientras algunos de los artistas, la directora del IVAM y los periodistas aguardaban a las puertas, legiones de chavales -unos 400 a lo largo de la mañana- entraban y salían del centro. Si se les preguntaba a ellos qué era lo mejor, no dejaban un resquicio para la duda: los buques construidos por el artista plástico Demo con resina de poliéster y fibra de vidrio que están fondeados en la explanada del instituto de arte moderno, pintados con colores vivos, diseñados con líneas infantiles y utilizables. Unos tras otros, se subían a bordo, escalaban hasta la chimenea, saltaban al suelo mientras Demo, entre preocupado y feliz, los observaba. "Me parece bien, porque es una forma de que se acerquen al museo, que es lo importante". "Aunque a mí me hacían más gracia los pequeños que han venido antes", añadía ante el aspecto más bien talludito de quienes trasteaban con sus obras de arte.

Si a uno toda aquella escena le resultaba ñoña, podía subir hasta la primera planta y colocarse delante de la videoinstalación de Marina Núñez: una mujer desnuda da vueltas bajo el agua alrededor de un extraño ser de las profundidades mientras su boca y sus ojos van siendo deformados, por ordenador, hasta adoptar la expresión de una ahogada.

Ojos de mar, en palabras de su comisario, Rafael Sierra, traslada al visitante las versiones "más lúdicas y más inquietantes" del universo marino. Organizada por el IVAM y la Fundación Arte Viva, la exposición reúne obras de los artistas Eugenio Ampudia, José Manuel Ballester, Carmen Calvo, Alberto Corazón, Martín Chirino, Kcho, Miquel Navarro, Jorge Pineda, Esther Pizarro, Bernardí Roig, Paul Schütze y Adriana Verajâo.

Hay en ella fotografías -como las tomadas entre montañas de contenedores portuarios de Barcelona y Hong Kong por Ballester-; dibujos -en los que Pineda da una vuelta a la apacible imagen de un flotador para acercarla a la de una anaconda-; la escultura de un tipo que lleva a cuestas un televisor en el que aparece una sirena, obra de Roig; azulejos y cuadros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2007