Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INSPECCIÓN DE HACIENDA QUE DESTAPÓ EL ESCÁNDALO

Durante 1999 Fabra ingresó en 94 cuentas bancarias 600.000 euros cuya procedencia no pudo justificar

Los problemas de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón y del PP en esta provincia, con Hacienda, tienen su origen en 1999 aunque fueron conocidos muchos años después.

Ese año, registró en sus cuentas ingresos en efectivo por un importe cercano a los 600.000 euros cuya procedencia no pudo justificar ante la Agencia Tributaria, por lo que este organismo presentó contra él una denuncia por presunto delito fiscal.

Los ingresos en efectivo se realizaron en 19 cuentas bancarias en las que Fabra era titular y en otras 75 en las que figuraba como cotitular. Hacienda consideró en su denuncia que el líder del PP demoró la entrega de documentos solicitados por la inspección para que prescribiese el posible delito.

Fabra no justificó los ingresos en efectivo realizados en las 94 cuentas. Además, su declaración de ingresos ante Hacienda por el rendimiento de su actividad como abogado y agente de seguros, no coincidía con la documentación aportada por dos compañías aseguradoras.

Con la declaración de la renta que el líder del PP presentó a Hacienda en 1999, el erario público le devolvió cerca de 3.000 euros. Una declaración que resultó negativa tras haber declarado cerca de 73.000 euros como ingresos del ejercicio.

La Agencia Tributaria sostiene en su denuncia que "la cuota presuntamente defraudada en el IRPF durante el ejercicio de 1999 asciende a 149.198 euros" y apunta "como elemento subjetivo" que ha existido una "actitud dolosa" por parte del presidente de la Diputación de Castellón, ya que existen indicios de "haber ocultado deliberadamente en la declaración del impuesto una parte de las rentas obtenidas en el ejercicio, con la finalidad de eludir el pago de las cuotas impositivas".

La mayor parte de la gruesa denuncia presentada por Hacienda está compuesta por los datos del cerca de un centenar de cuentas bancarias de las que Fabra era titular o cotitular en el citado ejercicio fiscal. En el análisis de las cuentas, la Agencia Tributaria detectó "numerosos ingresos en efectivo que ascienden a un total de 107.247.000 pesetas (644.567 euros). De este importe, el contribuyente ha explicado únicamente el origen de dos ingresos que suman 9.400.000 pesetas (56.495 euros)".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de mayo de 2007