El cambio climático modificará la temporada de lucha contra el fuego

Los bosques andaluces retienen al año 7 millones de toneladas de CO 2

El cambio climático aumenta el riesgo de incendios y, a su vez, los fuegos incrementan la incidencia del cambio climático. Ayer, el presidente andaluz, Manuel Chaves, lo definió como "círculo lógico pero perverso" durante la inauguración de la 4ª Conferencia Internacional sobre Incendios Forestales. Un experto vaticinó que los dispositivos contraincendios tendrán que ampliar su calendario ante las alteraciones en el clima.

Los bosques andaluces retienen cada año siete millones de toneladas de gases de efecto invernadero. De ahí, que una de las líneas que incluirá el plan que prepara el Gobierno andaluz para actuar ante el calentamiento global incida sobre el medio forestal.

En la conferencia, a la que asisten unos 1.400 participantes, Chaves adelantó que el objetivo de esta "hoja de ruta" será reducir las emisiones contaminantes, de forma que de las 8 toneladas anuales de dióxido de carbono que se emiten por habitante se descienda a las 6,5 en 2012. "Andalucía habrá dejado de emitir en esa fecha 9 millones de toneladas de CO

2, es decir el equivalente a que todo el parque automovilístico de la región dejase de circular durante ocho meses", señaló. Con la anterior estrategia de lucha contra el cambio climático, aprobada en 2002 por la Consejería de Medio Ambiente, se ahorró la emisión de 1,3 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Ante la "amenaza" del cambio climático como un factor que aumenta el riesgo de incendios, Chaves defendió la conservación del medio forestal con nuevas medidas. "Es la prevención social la clave que nos permitirá ir disminuyendo el número de incendios", dijo.

A estos elementos, presentes en los incendios y sin nada que ver con el cambio climático, se refirió la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, al recordar que la acción humana causa el 90% de los fuegos, ya sea por negliglencia o intencionalidad. Narbona lamentó que estas actitudes hayan estado rodeadas de "excesiva tolerancia" en el pasado. Para la ministra, las medidas contra el abandono del medio rural combatirán la pérdida del valor económico y social de los bosques, uno de las factores que está detrás del incremento de los incendios forestales.

Pero el cambio climático obligará a modificar los actuales dispositivos de vigilancia que se establecen en las comunidades para intervenir ante los fuegos y que entran en alerta en los meses de verano, coincidiendo con la época de mayor riesgo.

La subida de las temperaturas y las alteraciones en las condiciones climatológicas -primaveras más cortas y tempranas- obligarán a ampliar estos periodos de máxima alerta. "Un calentamiento como el que se predice llevará a cambios en los dispositivos", indicó ayer José Manuel Moreno, catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla-La Mancha y uno de los expertos del panel internacional de la ONU sobre el cambio climático.

Moreno recordó que el peligro de incendios ya se ha incrementado en los últimos años por el aumento de las temperaturas y vaticinó un aumento mayor en las próximas décadas. Tras la exposición con la que abrió la 4º Conferencia Internacional sobre Incendios Forestales, que se celebra por vez primera en Europa, el catedrático destacó que España es uno de los países más interesados en combatir el cambio climático, ya que en las dos últimas décadas experimentó un calentamiento superior al planetario. Mientras la temperatura media de la Tierra creció 0,7 grados en las dos últimas décadas, en España lo ha hecho en 1,4 grados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de mayo de 2007.