Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una YPF más argentina

A la filial de Repsol le han salido muchos novios locales pero ninguno reconoce el flirteo

Nada más reconocer el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, que estaba conversando con grupos argentinos para que entraran al capital de YPF, la filial argentina, las autoridades locales saludaron la iniciativa y se dispararon los rumores sobre quiénes podían ser esos socios. Suenan varios candidatos, pero ninguno ha reconocido su interés por quedarse con una porción minoritaria de YPF.

Los nombres que suenan son dos nuevos grupos energéticos, Pampa Holding y Miguens-Bermberg Holding; la principal corporación argentina (la única que supera en facturación a YPF), Techint; el grupo Werthein, que comienza a introducirse en la industria petrolera; los hermanos Bulgheroni, socios minoritarios de la británica BP en la suramericana Pan American Energy, y los banqueros Jorge Brito, dueño del Banco Macro Bansud, y Enrique Eskenazi, propietario del Grupo Petersen, integrado por una constructora y varios bancos provinciales. Todos ellos fueron mencionados en estos días por periódicos locales.

Ninguno de los candidatos que suenan a entrar en el capital de la filial argentina de Repsol-YPF reconoce su interés por ser minoritarios

Pampa Holding es liderado por Marcelo Mindlin, un gestor de fondos que aprovechó la última crisis argentina para comprar empresas privatizadas de electricidad, un sector que sólo poco a poco ha conseguido que el Gobierno de Néstor Kirchner le actualice las tarifas. Pampa se quedó con generadoras (que se podrían abastecer con el gas de YPF), una distribuidora de Buenos Aires que dejó Électricité de France (EDF) y con la mayor transportadora de Argentina, que pertenecía a la británica National Grid. Fuentes de Pampa aclararon que no están interesados en YPF si no la pueden controlar.

Miguens-Bemberg es propiedad de Carlos Miguens, uno de los accionistas que vendieron el año pasado la cervecera Quilmes a la belga Interbrew. Con lo recaudado, Miguens también fue a la caza de las generadoras que pertenecían a la francesa Total. "No hay nada. Es absolutamente improbable", dijeron fuentes de Miguens-Bemberg a Clarín, en alusión a un ingreso en YPF.

Techint, que preside el ítaloargentino Paolo Rocca, es poderoso por la siderurgia, pero también cuenta con una petrolera, Tecpetrol. Siempre estuvo interesado en llevar más gas de Bolivia a Argentina. Puede parecer el candidato ideal, pero está enfrentado al Gobierno por un caso de presunta corrupción. "No ha habido contactos con YPF al respecto", han declarado.

Werthein es un grupo familiar dueño de los seguros La Caja, accionista minoritario del surafricano Standard Bank en Argentina y también sacó ventaja de la última crisis para quedarse con la mitad de Telecom Argentina, de la que se desprendió France Télécom. No hacen declaraciones.

Bridas es la empresa de Carlos y Alejandro Bulgheroni que participa de una sociedad con BP, con fuerte presencia en Argentina y Bolivia. Pero esa alianza le impide tejer negocios en Suramérica sin los británicos. Además, diversas fuentes del sector energético aseguran que la relación de los Bulgheroni con Brufau no es buena.

Los bancos de Brito y Eskenazi también crecieron en la recuperación de la crisis, es decir, a partir de 2003. Desde entonces vienen adquiriendo bancos locales. Ambos tienen una excelente relación con Kirchner, aunque en eso también coinciden los Bulgheroni, los Werthein y Mindlin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007