Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán lanza un nuevo pulso a la ONU al anunciar que seguirá con su plan nuclear

Teherán advierte a Occidente que no "pierda el tiempo" imponiendo nuevas sanciones

Las sanciones no van a conseguir que Irán abandone su programa nuclear. Así lo afirmó ayer su presidente, Mahmud Ahmadineyad, a dos semanas de que concluya el nuevo plazo del Consejo de Seguridad para que Teherán renuncie a enriquecer uranio. El día anterior, el negociador nuclear iraní, Alí Lariyaní, recomendó a Occidente que "no pierda el tiempo" planeando nuevas sanciones porque no harán mella. "Vamos a avanzar en el camino del progreso [nuclear] sin dar un paso atrás o ceder ante las sanciones", declaró Ahmadineyad ante varios cientos de estudiantes.

Sus palabras adquieren un especial significado al producirse dos días después de que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania (el llamado G-6) acordaran en Berlín reanudar las negociaciones para tratar de persuadir a Irán de que abandone su programa de enriquecimiento de uranio. Es la condición que pone EE UU para respaldar la mediación que el G-6 ha vuelto a encomendar al alto representante europeo, Javier Solana.

Los europeos quieren recuperar la oferta de asistencia tecnológica e incentivos económicos y comerciales a cambio de la suspensión. Pero después del fracaso de una oferta similar en el verano de 2005 y con 1.600 centrifugadoras operativas en la planta de Natanz (el doble que hace dos meses), Irán no parece dispuesto a ceder. EE UU y sus aliados están convencidos de que ese empeño tiene por objetivo desarrollar armas atómicas, extremo que Teherán ha negado una y otra vez.

"Deberían olvidar esa idea de que acosando pueden dar un giro al caso nuclear iraní", declaró Lariyaní a la televisión iraní el pasado viernes. El negociador aconsejó al G-6 que "no pierda el tiempo pidiendo la suspensión de las actividades nucleares pacíficas de Irán, en vez de utilizar las numerosas capacidades iraníes". No obstante, mostró satisfacción por su reciente reunión con Solana.

"Creo que en cierta medida hemos empezado unas conversaciones que pueden avanzar", dijo. Ambos se entrevistaron a mediados del pasado abril en Ankara y se espera que vuelvan a verse en los próximos días en algún lugar de Europa. Sobre la mesa está una propuesta suiza, a la que EE UU ha dado su beneplácito, para una doble suspensión, del enriquecimiento de uranio por parte de Irán y de las sanciones por parte de la comunidad internacional.

"Se trata de crear un punto de partida aceptable para ambas partes, que permita iniciar una negociación de dos o tres meses, no más", explicó recientemente a este diario una fuente próxima a Solana.

De no haber progresos, el asunto volverá al Consejo de Seguridad y Washington parece estar trabajando ya en una tercera resolución sancionadora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007