La mortalidad de los niños negros de EE UU es como la de Libia

La raza es un factor determinante en la salud materno infantil en EE UU. Los últimos datos oficiales de mortalidad de niños indican que mientras entre los blancos y los hispanos la tasa -medida en niños que fallecen por cada mil nacimientos- está al nivel de las de los países desarrollados, entre los hijos de negras la tasa es más del doble: 13,6. Esta proporción es igual que la de países como Libia, Bielorrusia o Sri Lanka, según los datos del Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas.

Entre las blancas la tasa está en 5,66, y entre las hispanas, en 5,55. Noruega, el primer país de la lista de la ONU, tiene una tasa de 3. España, de 4.

Los expertos no encuentran razones biológicas para esta diferencia, por lo que atribuyen la cifra a la desigualdad racial en el acceso al sistema de salud. En Estados Unidos la cobertura sanitaria no es universal, y la población negra tiene las mayores tasas de desempleo, por lo que tiene menos acceso a seguros privados. Además, asociado a la pobreza hay otros factores (obesidad, trastornos mentales, tabaquismo, alcoholismo) que también tienen las tasas más altas entre la población negra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de mayo de 2007.