Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movilización en la ría de Ferrol contra la llegada del primer gasero a Reganosa

El atraque del buque se producirá el jueves, según la compañía

Un grupo de mariscadores de la Cofradía de Ferrol y miembros del Comité Ciudadano de Emergencia se plantaron ayer, en la entrada de la ría, a bordo de ocho embarcaciones para tratar de impedir la llegada del primer buque metanero que descargará gas natural en la planta regasificadora de Reganosa en Mugardos. El barco no llegó a asomar la proa y fuentes de la compañía precisaron que el atraque no se realizará hasta el jueves.

Carmelo Teixeiro, portavoz del Comité, sostiene que Reganosa carece de la preceptiva licencia para realizar las pruebas con gas licuado y cree que la dirección de la planta trata de engañarlos para facilitar la llegada del gasero.

Están alerta y en pie de guerra para evitar "la entrada ilegal" del primer buque gasero con destino a Reganosa. Los mariscadores de la ría y los miembros del Comité, una plataforma que agrupa a vecinos, ecologistas y entidades culturales como Fuco Buxán, protagonizan las protestas contra la instalación gasística de Mugardos a pocos días de su entrada en funcionamiento.

Aún no había amanecido ayer cuando un grupo de 60 mariscadores del pósito ferrolano se reunían en el puerto de Ferrol en torno a Bernardo Bastida, el patrón mayor en funciones de la Cofradía, para celebrar una improvisada asamblea. Bastida explicó que tenían "conocimiento" de la llegada del metanero Galicia Spirit, un buque LNG (Gas Natural Licuado) propiedad de la eléctrica gallega Unión Fenosa (accionista de Reganosa), con más de 279 metros de eslora y 140.000 metros cúbicos de capacidad para realizar las primeras pruebas de gas en los tanques de la planta y otro buque más en lastre para recoger la misma carga.

Entre las siete y las ocho de la mañana, coincidiendo con la primera pleamar diurna, y una vez más al caer la tarde, los mariscadores se concentraron con sus embarcaciones en la bocana de la ría, la parte más angosta del canal entre los castillos de la Palma y San Felipe, para avistar y sabotear la posible entrada del barco, vigilados de cerca por una patrullera de la Guardia Civil y la policía portuaria. Una de las embarcaciones más pequeñas se adentró en el mar para tratar de distinguir, sin éxito, algún barco entre la niebla. El gasero no llegó a la ría.

La envergadura del buque obliga a que la entrada se realice con pleamar diurna y con la ayuda de los remolcadores.

Bastida asegura que la planta de gas de Mugardos enfriará varios grados el agua de la ría aniquilando los bancos marisqueros y el medio de vida de cerca de 500 trabajadores de los pósitos de Ferrol, Fene y Mugardos. Desde el comité denuncian que la continua entrada y salida de buques en una ría pequeña y estrecha como la de Ferrol, entraña severos riesgos para cerca de 140 habitantes de los municipios próximos.

La planta está situada al sur de la ría, junto al complejo petroquímico de Forestal del Atlántico, a menos de un kilómetro de Mugardos y a 1,9 de la ciudad naval. La actriz ferrolana Mabel Rivera, que se sumó ayer a la protesta del comité, denunció públicamente el "silencio informativo" y la "manipulación" que existe en torno a la construcción de la planta de gas en el interior de la ría.

Hasta ahora, el Comité Ciudadano de Emergencia de la Ría de Ferrol ha interpuesto más de seis denuncias contra la planta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de mayo de 2007