Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición boicotea la elección de Gül como presidente de Turquía

El Ejército advierte en un duro mensaje que defenderá el secularismo

La oposición laica turca cumplió ayer su amenaza y boicoteó la elección de Abdulá Gül como presidente de la República. Como estaba anunciado, el ministro de Exteriores y número dos del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista moderado), que controla 353 de los 550 escaños del Parlamento, no pudo resultar designado en la primera vuelta, en la que se exigía una mayoría de dos tercios (367 votos).

Los diputados socialdemócratas y la mayoría de los conservadores no acudieron a la votación, que sólo contó con 361 asistentes. La oposición denunció inmediatamente la falta de quórum ante el Tribunal Constitucional y reclamó la anulación de todo el proceso para forzar la convocatoria de elecciones generales anticipadas.

Gül, el único candidato presentado a la presidencia, recibió 357 votos, un margen más que suficiente para resultar elegido en la tercera vuelta, prevista para el 9 de mayo, en la que el listón se rebaja a la mayoría absoluta de la Cámara (276 votos). Éste hubiese sido el proceso normal de designación si la oposición laica no se hubiese empeñado en bloquear a toda costa la entrada de un islamista en el palacio de Çankaya, sede de la presidencia en Ankara, de un líder político con un pasado islamista ortodoxo y cuya esposa se cubre la cabeza con el velo islámico.

El Partido Republicano del Pueblo, antiguo partido único fundado por Mustafá Kemal, Atatürk, y afiliado a la Internacional Socialista, presentó un recurso después de la votación ante el Tribunal Constitucional, un bastión de la defensa del Estado laico en Turquía, al considerar que el quórum necesario para validar la elección exigía también contar con dos tercios de los diputados.

El vicepresidente del Tribunal Constitucional, Hasim Kiliç, aseguró ayer que los 11 jueces que lo integran dictarán una resolución sobre el recurso en el menor plazo posible. Los analistas de la prensa turca consideran que el Constitucional hará pública su decisión antes de la segunda votación presidencial, fijada para el 2 de mayo.

Si el recurso es desestimado, Gül será designado con toda probabilidad jefe de Estado en la sesión del 9 de mayo, gracias a la abrumadora mayoría parlamentaria de los islamistas. En caso contrario, la elección será anulada por el Constitucional, que tendrá que ordenar elecciones legislativas en un plazo máximo de tres meses.

El Ejército en un inusual comunicado manifestó anoche su preocupación y recordó su papel en tono amenazante: "No hay que olvidar que las Fuerzas Armadas constituyen uno de los pilares para defender de forma absoluta el secularismo" en Turquía. El Ejército advierte que en caso "necesario (...) mostrarán sus posturas y acciones de forma muy clara". "Las Fuerzas Armadas mantienen su firme determinación de proteger estos valores de acuerdo con las misiones claramente estipuladas que le encomendaron las leyes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de abril de 2007