Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un escenario en el estanque del Retiro

Tamara Rojo bailará 'El lago de los cisnes' en una gala gratuita en las fiestas de San Isidro

Recreación del escenario que se construirá en el estanque del Retiro para representar 'El lago de los cisnes'.
Recreación del escenario que se construirá en el estanque del Retiro para representar 'El lago de los cisnes'.

El estanque del Retiro se convertirá el 13 de mayo en un escenario, donde Tamara Rojo, una de las bailarinas españolas de mayor proyección internacional, interpretará los dos últimos actos de El lago de los cisnes, de Chaikovski. Esta actuación será uno de los platos fuertes de las fiestas de San Isidro y evocará los espectáculos acuáticos que se celebraban en el Retiro en tiempos de Felipe II, según ha informado la concejal de las Artes, Alicia Moreno.

"No entiendo el revuelo por el presupuesto", afirma la bailarina

Tamara Rojo -premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2005 junto a Maya Plitseskaya- es primera bailarina del Royal Ballet de Londres. Con su compañero en esta formación, Carlos Acosta, y el Ballet Nacional de Lituania, Rojo bailará en el parque madrileño.

"Se va a construir una plataforma-escenario sobre el lago, lo que resulta complicado logísticamente. Además, todavía no conozco a la compañía que bailará y tenemos poco tiempo para ensayar, pero es un reto que merece la pena", afirmó la bailarina en una conversación telefónica desde Londres.

Su partenaire en la compañía, Carlos Acosta -artista invitado de prestigiosas formaciones como el American Ballet Theater de Nueva York o el Ballet Kirov de San Petersburgo-, también participará en la pieza sobre el agua, lo que supone un apoyo importante en cuanto a complicidad y compenetración. "Aunque el montaje es complicado, me da seguridad bailar con Carlos".

El espectáculo, dirigido por Loipa Araújo (discípula de Alicia Alonso), podrá ser visto por 4.000 personas sentadas y 14.000 de pie, tanto en la gala del 13 de mayo como en el ensayo del día anterior. "Lo más difícil de bailar al aire libre son todas las variantes que no puedes controlar: puede hacer mucho frío, o aire; resulta difícil de iluminar un espacio tan grande, que además no tendrá decorados. Es un reto importante para mí", señaló Rojo.

La obra, que fue el primer ballet clásico completo que bailó Tamara Rojo hace casi diez años con el Scottish Ballet, será gratuita, previa retirada de entradas en el embarcadero del Retiro. Pero su anuncio llega envuelto en polémica.

Para la edil socialista Rosa León, "es una muestra más de la política de escaparate" del equipo municipal. "Con todos mis respetos y admiración a Tamara Rojo, entiendo que el Ayuntamiento no se puede gastar en un solo día 350.000 euros en una actuación, con las carencias culturales que tiene Madrid. Algunos distritos no tienen bibliotecas y los indicadores de lectura son los más bajos de toda España, por lo que este gasto es un insulto a los ciudadanos", advirtió León.

Tamara Rojo, por su parte, considera que la polémica es "ridícula". "Se ha contado con capital privado para que el gasto público no fuera tan elevado, un sistema de financiación que no está muy extendido, pero debería hacerse más. Creo que los madrileños se merecen este espectáculo, abierto a muchísima gente", comentó la bailarina.

Para ella, la representación al aire libre y las pantallas permitirán el acceso a más espectadores que las pequeñas producciones en salas con aforo para 100 personas. "El lago de los cisnes llegará a muchas personas en una sola noche y costará lo mismo que hacer 10 días de representaciones en una sala pequeña. No entiendo este revuelo por el presupuesto: nadie recrimina en Valencia los gastos de las Fallas, porque son las fiestas grandes para los ciudadanos. Tampoco en los sanfermines se echa en cara la reparación de las calles. Somos bastante austeros en Madrid y merecía la pena por un día hacer algo grande", manifestó ayer indignada.

¿Por qué sale tan cara una representación así? "Porque en España no hay una compañía tan grande como la que viene de Lituania, con un cuerpo de baile al estilo soviético, muy impresionante, parecido al Teatro Bolshoi de Moscú. Habría que decirle al Gobierno socialista que si creara una compañía como ésta no sería necesario traerla de fuera y no saldría tan caro", ironizó la bailarina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de abril de 2007