Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia informó antes del 11-S de que Al Qaeda trataba de secuestrar un avión

Los servicios de inteligencia franceses vigilaban estrechamente a Osama Bin Laden desde 1995 e incluso habían conseguido infiltrar su organización, Al Qaeda, hasta el punto de que en enero de 2001 enviaron una nota a la dirección del servicio de la CIA en París alertando sobre "un proyecto para desviar un avión".

El diario Le Monde tuvo acceso a un documento de 328 páginas en el que se resumía lo esencial de los informes realizados por la Dirección General de los Servicios Exteriores (DGSE), el espionaje francés, sobre el millonario saudita y su gente entre julio de 2000 y octubre de 2001, justo después de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York.

La nota interna de los servicios franceses, que fue transmitida en enero de 2001 a los responsables de la CIA, asegura que Bin Laden asistió en octubre de 2000 a una reunión en Afganistán en la que se habló de una operación de secuestro de aviones. Los espías franceses indicaron a los servicos de inteligencia norteamericanos que la operación la llevarían a cabo miembros de Al Qaeda junto a elementos ligados al régimen talibán de Afganistán y a grupos radicales chechenos.

Los terroristas proyectaban secuestrar un avión con destino a una ciudad de EE UU en un aeropuerto de Alemania. En el documento figuran los nombres de las compañías aéreas sobre las que se cernía esta amenaza, y se cita específicamente American Airlines y United Airlines, las dos líneas aéreas cuyos aviones fueron secuestrados por miembros de Al Qaeda el 11 de septiembre de 2001. El vespertino parisiense cotejó su información con el actual jefe de gabinete de la DGSE, Emmanuel Renoult, quien reconoció su veracidad.

Sin sospecha

Pero la información que los servicios franceses pasaron a sus homólogos de EE UU no contenía ningún elemento que permitiera sospechar que los terroristas planeaban estrellar los aviones contra edificios emblemáticos de Nueva York y Washington. "Hay que recordar que hasta el 11 de septiembre de 2001 el secuestro de un avión no tenía el mismo significado que después. En aquella época implicaba forzar a un aparato a posarse en un aeropuerto para negociar. Estábamos habituados a gestionar estas situaciones", explica Pierre-Antoine Lorenzi , que trabajaba entonces en la DGSE y recuerda bien el documento, según el cual la organización de Osama Bin Laden estaba entonces infiltrada por numerosos agentes, en especial por espías uzbecos que eran la principal fuente de información de los servicios franceses.

También figura mucha documentación sobre el trasiego financiero de Al Qaeda, las transferencias de dinero que le llegaban de parte de millonarios saudíes. En julio de 2004, por ejemplo, se detectó una transferencia de 4,5 millones de dólares (3,3 millones de euros) procedentes de la Organización Internacional de Socorro Islámico (IIRO, en sus siglas inglesas), considerada el instrumento político de los ulemas sauditas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2007