Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEFENSOR DEL LECTOR

La reputación de las ONG

Son muchas las personas y organizaciones que se esfuerzan en ser lo que quieren parecer. Pero hay algunas que por la naturaleza de su trabajo y el origen de sus ingresos cuidan especialmente de su reputación. Entre ellas se encuentran las organizaciones no gubernamentales (ONG) dedicadas a la solidaridad. Y una información que consiguió el pasado lunes, día 9, los honores de la primera página arrojaba la sombra de la sospecha sobre este sensible sector. Decenas de ONG cometen irregularidades en sus cuentas y gestión, decía el titular. Y en el texto, antes de pasar a la sección de Sociedad donde se desplegaba la información a cuatro columnas, se decía: "Sólo 49 de las 119 ONG analizadas por la Fundación Lealtad -auditora- cumplen los requisitos de transparencia y buena gestión. El resto presenta anomalías en las cuentas o no hace seguimientos de los proyectos, ni ayuda a aquellos para los que pidió dinero".

Las protestas de ONG, y lectores implicados en esa tarea altruista, fueron inmediatas. Protestaron algunas de las organizaciones citadas en esa auditoría - privada y voluntaria- y también otras del sector que no acuden al dictamen de la Fundación Lealtad. La relación es amplia. Carmen Sacristán, de la Fundación RAIS; Susana Rodríguez, de la asociación ASF; José María Torres, de la Fundación Rubén Darío; Amaia Camacho, de la Asamblea de Cooperación por la Paz, y José María Medina, presidente de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo España (CONGDE), que representa a cerca de 400 ONG dedicadas a la solidaridad internacional. No cito a todos los lectores para no alargarme. Las críticas eran que el artículo, amarillista y desenfocado, desacreditaba con datos erróneos a un sector transparente y más fiscalizado que otras instituciones públicas.

El conflicto partió del resumen realizado sobre los datos publicados por la Fundación Lealtad, una organización privada que establece nueve principios de transparencia y buenas prácticas, desagregados en 44 indicadores o criterios. Las organizaciones que se someten libre y voluntariamente a sus criterios buscan ese certificado particular de transparencia para garantizar a los contribuyentes, sean públicos o privados, la buena gestión de sus recursos.

La información indicaba que 70 ONG de las 119 analizadas por la Fundación Lealtad cometían "anomalías" o "irregularidades". El artículo iba acompañado de un recuadro con las 49 "ONG transparentes".

La propia Fundación Lealtad publicó una nota en la que afirmaba que "no considera" que las ONG que incumplían algunos de sus principios de transparencia y buenas prácticas "estén cometiendo irregularidades", sino que debían mejorar algunos aspectos de su gestión.

Controles

Como señaló uno de los lectores, José María Medina, presidente de la CONGDE, en una amplia carta, recordó que "no es misión de la Fundación Lealtad establecer si una ONG está incursa en algún tipo de irregularidad; para eso están las autoridades competentes". Medina indicó que esa fundación nació para "reforzar la confianza ciudadana en el sector no lucrativo y promover una mayor colaboración con las ONG". Es decir, para generar el máximo de confianza posible entre la ciudadanía. Y subrayó que las ONG, además, están sometidas a múltiples controles. "Quizá EL PAÍS desconoce que la Agencia Española de Cooperación Internacional puso en marcha en 2005 un procedimiento de calificación de ONG de cooperación, con la finalidad de identificar aquellas con las que puede establecer unas relaciones de mayor confianza. Este procedimiento de calificación, mucho más riguroso que cualquier análisis de la Fundación Lealtad, revisa el doble de indicadores y requiere la explicación y documentación sobre el cumplimiento de cada uno de ellos. Hasta el momento, 38 ONG han pasado ese procedimiento de calificación, entre ellas, algunas de las que son cuestionadas por parte del mencionado artículo".

Joaquina Prades, autora de la información, contestó a las críticas. "Lamento que se hayan dado por aludidas algunas ONG, incluidas las que no han sido citadas, o hayan considerado que he ensombrecido la claridad que ellos aseguran que posee el sector. Mi intención al escribir la información no fue otra que destacar la transparencia de 49 de las 119 asociaciones sometidas al control de calidad por la Fundación Lealtad -la única en España que somete gratuitamente a un doble control de cuentas y gestión a quienes así se lo soliciten- y, por supuesto, también las irregularidades en gestión y contabilidad que, según los criterios de la Fundación Lealtad, presentaban las restantes. La información la obtuve íntegramente de su página web, lugar indicado por la propia Fundación Lealtad ante la petición de datos sobre las ONG por ellos supervisadas. Para elaborar la información estudié al detalle el grado de cumplimiento de los nueve principios de transparencia de la Fundación Lealtad de cada una de las 119 ONG.

Las que vi que incumplían los criterios más sensibles -los relacionados directamente con los fondos- no fueron mencionadas expresamente en la información porque no me fue posible, dada la festividad de Semana Santa, contactar con los aludidos para conocer su versión. No hubo ningún tipo de mala fe en mi información. Sólo el convencimiento de que pueden ser útiles para los lectores las informaciones relacionadas con unas entidades en las que muchos españoles participan, sea como donantes o en calidad de beneficiarios".

Los lectores pueden escribir al Defensor del Lector por carta o correo electrónico (defensor@elpais.es), o telefonear al número 91 337 78 36.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de abril de 2007