Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez decide enviar de nuevo al 'niño de El Royo' a un centro de acogida

Diego L. B., el niño de El Royo, ha sido ingresado de nuevo en un centro de acogida de Salamanca tras una orden judicial que retira, provisionalmente, la custodia a Margarita Bernal, su madre biológica, que padece un trastorno bipolar. A su vez, el padre biológico está siendo tratado de esquizofrenia.

La Junta de Castilla y León ha anunciado que intentará que el menor, a punto de cumplir ocho años, sea entregado en adopción. Será la segunda tentativa, ya que en 2001 el niño vivía con una familia de acogida de El Royo (Soria) con vistas a ser prohijado. Fue entonces cuando un juez de Salamanca interrumpió el proceso al entregarlo a su madre biológica. La medida provocó numerosas protestas.

La orden ha sido dada por el juzgado de instrucción número 1 de Ciudad Rodrigo, donde residen Bernal y el niño en la actualidad, y responde a una denuncia de la dirección del colegio de Diego, al detectar continuas faltas a clase y retrasos tanto a la hora de entrar como en el momento de ser recogido. El menor ha sido trasladado a un centro de acogida conocido como Los Charros, en la capital salmantina. Rosa Valdeón, la consejera de Familia del Gobierno de Castilla y León ha manifestado que está "alegre y cuidado". Bernal ya ha visitado a su hijo en este hogar provisional, pero la noticia no trascendió hasta ayer.

En su corta vida Diego ha alternado temporadas en centros de la Junta con estancias con una hermana de su madre y la convivencia con ésta y con la pareja de El Royo.

Una serie de sentencias judiciales supusieron el regreso de Diego con su madre, a pesar de las reticencias d el Gobierno Regional, que dudaba de la capacidad de Bernal para hacerse cargo de su tutela. Sus servicios jurídicos estimaban "imposible" que los padres asumieran la protección del niño, y alertaban de "riesgos fundados" para su "desarrollo emocional y social".

En 2003, el niño fue encontrado con su madre en Madrid en situación precaria, pero diversas instancias judiciales ratificaron la custodia de Bernal y desestimaron el recurso de la Junta. "Entonces agotamos todas las vías judiciales y afortunadamente ahora un juez ha dado un paso adelante", afirmó Valdeón. La Junta ha vuelto a reclamar que se retire la custodia a la madre para iniciar un nuevo proceso adoptivo. Por su parte, Prodeni, la asociación de Protección de la Infancia, calificó la primitiva decisión judicial de "un fracaso total y absoluto" y "una condena al propio niño".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de abril de 2007