Descubierto colágeno en un hueso de tiranosaurio de 68 millones de años

La proteína más antigua del mundo tiene 68 millones de años. Es una pequeña porción de colágeno -una molécula fundamental para las estructuras biológicas- que se ha aislado de un fémur de Tyrannosaurus rex, el más famoso carnívoro de los dinosaurios.

El hallazgo -que publica hoy la revista Science- lo ha hecho la investigadora Mary Schweitzer, de la Universidad de Carolina del Norte, en el interior de un hueso encontrado en 2003 en la sima de Hell Creek, en Montana (EE UU). Hace dos años encontró vasos sanguíneos en el mismo ejemplar.

La confirmación del hallazgo es obra de John Asara, de la Universidad de Harvard. Mediante modernas técnicas de espectrometría, Asara ha conseguido secuenciar la proteína. Estas moléculas biológicas son una cadena formada por unos eslabones, llamados aminoácidos, que son los que le confieren sus propiedades, desde el tamaño y forma hasta su operabilidad.

Hasta ahora las proteínas antiguas identificadas tenían menos de medio millón de años, y pertenecían a restos de mastodontes conservados en hielo en Siberia.

El colágeno desempeña un papel básico en los grandes animales. Por eso no ha sido una sorpresa que el del tiranosaurio se haya mantenido durante la evolución, y se parezca al actual del pollo, la rana o el tritón. Aparte de la exactitud del ensayo, el descubrimiento muestra cómo se degradan las proteínas, lo que podría ser útil en enfermedades degenerativas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS