Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo con el 65% de los vecinos que serán expropiados para ampliar la Fira

Los ayuntamientos de L'Hospitalet y Barcelona dan el visto bueno a la recalificación

La ampliación de Fira de Barcelona en el recinto de Gran Via de L'Hospitalet, que debería completarse en el año 2009 con dos nuevos pabellones, el 5 y el 7, está pendiente del derribo de todo un barrio formado por más de un centenar de viviendas, cuyo espacio deben ocupar las futuras instalaciones. Tras tres años de negociaciones, Fira 2000, organismo que se encarga de las obras, ha alcanzado un acuerdo con un 65% de las familias afectadas. La propuesta se basa en la reconstrucción del barrio a 200 metros de distancia e incluyendo mejoras como compensación.

Los ayuntamientos de Barcelona y L'Hospitalet han aprobado ya la modificación del planeamiento para permitir la ampliación del recinto. En abril está previsto que la Comisión de Urbanismo de Barcelona apruebe definitivamente la recalificación de terrenos, último trámite para poder llevar adelante las obras.

El alcalde de L'Hospitalet, Celestino Corbacho, se comprometió ante los vecinos a que el Ayuntamiento sólo daría luz verde a los planes de Fira 2000 si antes se alcanzaba un acuerdo. En la práctica, el Consistorio ha aprobado la ampliación después de que la mayoría de las familias afectadas, pero no todas, hayan firmado un acuerdo según el cual aceptan trasladarse a una vivienda similar a la suya, pero con un 20% más de superficie, como compensación al cambio forzoso. Muchas de estas personas fueron expropiadas por la recalificación de terrenos en los sectores de Can Pi y Pedrosa, cuando se instaló la Fira en el distrito económico. Sus casas tienen poco más de 10 años y de nuevo el recinto ferial les obliga a desplazarse.

El espacio designado ahora se encuentra entre las calles de Acer y de Alumini, y respeta la misma orientación y tipología de vivienda. Se deberán destruir 60 casas, 39 pisos y 12 locales, que se reproducirán muy cerca. Los afectados también recibirán indemnizaciones por los gastos jurídicos y por el traslado y se desclasificarán los pisos de protección oficial. El presidente de la Asociación de Vecinos Gran Via-L'Hospitalet, Carles González, se mostró confiado con el proceso, puesto que "no derribarán nada hasta que no nos reubiquen", afirmó.

Sin embargo, algo más de un 30% de propietarios consideran que hay un trato desigual, ya que afirman que en su caso sus viviendas no serán un 20% mayores a las que tienen actualmente. Según fuentes cercanas a la negociación, se ha ofrecido la ampliación no sólo en superficie de vivienda, sino también añadiendo una plaza de aparcamiento para aquellos que no la tenían.

Pese a la falta de un acuerdo total y a la necesidad de reconstruir todo un barrio antes de comenzar las obras de los nuevos pabellones, Fira 2000 mantiene 2009 como el de finalización de las obras de Gran Via. "En 2003 había 25 industrias donde ahora hay los pabellones actuales. Si tenemos el dinero necesario, se puede hacer", afirmó el director general, Francesc Solà. El objetivo es que a finales de año pueda empezarse a reconstruir el barrio. De forma simultánea, podrá iniciarse la excavación de algunas zonas de terrenos. Al finalizar todo el proyecto, afirmó Solà, todo el espacio mejorará ostensiblemente, puesto que los vecinos "formarán parte de un entramado urbano unido a L'Hospitalet y la frontera con Barcelona, junto a espacios verdes, mientras que ahora se encuentran en medio de descampados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2007