Ecologistas piden a la Xunta que frene la recalificación de suelo junto a un humedal

Quince colectivos ecologistas se han unido para salvar As Gándaras de Budiño (Porriño), la mayor extensión de lagunas de Galicia. Las agrupaciones advierten que este ecosistema de 700 hectáreas está amenazado por vertidos industriales, talas ilegales y "múltiples pretensiones" urbanísticas, pese a tratarse de un área protegida por la Red Natura.

Para salvaguardar el enclave, los ecologistas reclaman a la Consellería de Política Territorial que, entre cosas, deniegue la aprobación del Plan General de Tui, ya que el proyecto pretende recalificar suelo para uso industrial en las proximidades del humedal. Reclaman también a la Xunta que pare las recalificaciones de terrenos limítrofes que pertenecen al municipio de Porriño.

Las asociaciones, entre ellas la Federación Ecoloxista Galega, Adega, Verdegaia y la Asociación Herpetológica Española, aseguran que los terrenos que se pretenden destinar a actividades industriales fueron retirados de la Red Natura por el anterior Gobierno del PP. Los ecologistas sostienen que en 2004 el Gobierno de Manuel Fraga excluyó 200 hectáreas del área de As Gándaras de Budiño que tenía previsto preservar. El suelo que ahora el Ayuntamiento de Tui quiere declarar como industrial está incluido en aquella superficie desprotegida, que también se aprovechó para construir la autopista Puxeiros-Tui.

As Gándaras de Budiño están junto a un parque empresarial y dentro de su perímetro se levantan instalaciones y naves industriales. Los ecologistas piden a la Consellería de Vivenda que traslade estas construcciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción