Casi 280.000 ciudadanos sufren un ruido excesivo por el tráfico de las carreteras

El primer mapa de contaminación acústica cifra en más de 100 los municipios afectados

Cerca de 280.000 personas, el 13% de la población vasca, soporta un ruido excesivo por el tráfico en las carreteras. La contaminación acústica afecta a más de 100 municipios, con los mayores problemas localizados en el área metropolitana de Bilbao, el Duranguesado y zonas de San Sebastián. Los datos, que no consideran la circulación dentro de los cascos urbanos. proceden del primer mapa de ruido elaborado por Medio Ambiente, que se empezó a realizar hace cuatro años. En algunos inmuebles de Bilbao y San Sebastián se llegan a superar los 70 decibelios durante la noche, cinco por encima del límite de tolerancia admitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La elaboración de este mapa de ruido viene marcada por la directiva europea 2002/49, traspuesta por el Gobierno central en noviembre de 2003. Dicha normativa obliga a elaborar mapas de ruido en las urbes de más de 250.000 habitantes (en Euskadi sólo afecta a Bilbao), las carreteras por las que transiten al año más de seis millones de vehículos y las líneas de ferrocarril con más de 60.000 trenes en circulación.

El desarrollo de esta directiva prevé una segunda fase, que tiene que aplicarse desde 2012, que amplía la elaboración de estos estudios a las ciudades de más de 100.000 habitantes (entonces entrarían San Sebastián y Vitoria), los viales con un tránsito anual superior a los tres millones de vehículos y las líneas ferroviarias que soportan el paso de más de 30.000 trenes.

Los estudios preliminares sobre esta cuestión situaban la red de carreteras como el principal foco de contaminación acústico, lo que ha venido a confirmar este informe más detallado. El mapa elaborado por el Departamento de Medio Ambiente se ha centrado en analizar el ruido originado por la circulación de vehículos en las tres autopistas que cruzan Euskadi (la A-8, la A-68 y la A-1) y la carretera N-I, además del tránsito de aviones en el aeropuerto de Loiu. Las mediciones se han basado en un cálculo matemático fundamentado en el tipo de firme de la carretera y el volumen de tráfico que soporta. "Los datos dan clavados, como hemos visto cuando hemos ido a mirar algún tramo concreto", explica Alberto Jiménez de Aberasturi, director de Control Ambiental del Ejecutivo.

La principal conclusión es que el 13% de la población, casi 280.000 personas sobre el total de 2,1 millones de residentes en el País Vasco, sufre niveles excesivos de ruido por el tráfico en las carreteras. Además, un 4% (85.000 ciudadanos) soporta niveles superiores a los 55 decibelios por la noche, el umbral que la OMS considera que imposibilita un descanso suficiente. Un 5% padece estas molestias por el ferrocarril.

Límites

Medio Ambiente ha determinado que más de 100 municipios, sobre los 251 de la comunidad, sufren contaminación acústica.

El Gobierno se encuentra pendiente de que la UE fije en una normativa los límites de ruido, pero todo apunta a que serán 60 decibelios por el día y 50 por la noche. La OMS establece en 65 decibelios el límite de tolerancia al ruido. El mapa muestra que la A-8 en el área metropolitana de Bilbao supera los 80 decibelios en gran parte de sus tramos, aunque en la mayoría de ellos no existen edificios en esa franja. En la zona de la capital vizcaína figuran varios inmuebles junto a la autopista donde se superan por la noche los 70 decibelios.

El paso de la A-8 por San Sebastián genera algo menos de contaminación acústica que en Bilbao, pero existen pisos junto a la carretera donde se superan los 70 decibelios durante el horario nocturno. El mapa indica que la zona más afectada es el barrio de Loiola.

Vitoria no figura como zona afectada en el estudio, ya que "el tráfico de camiones no discurre por la ciudad", explica Jiménez de Aberasturi. El núcleo urbano no alcanza los niveles considerados de excesivo ruido, salvo la zona junto a la línea de ferrocarril, con inmuebles concretos en que se alcanzan los 50 y los 63 decibelios por la noche.

Medio Ambiente ha elaborado en un municipio (Gernika) un mapa completo del ruido, incluyendo otras actividades como la industria. Aquí los niveles permitidos se superan por la carretera con Bermeo, donde en algunas viviendas se alcanzan los 62 decibelios de noche.

Cola de vehículos en una de las entradas en Bilbao desde la A-8.
Cola de vehículos en una de las entradas en Bilbao desde la A-8.SANTOS CIRILO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción