Las vacilaciones de la presidenta

La presidenta del Parlamento, la peneuvista Izaskun Bilbao, se tuvo que corregir ayer dos veces, con sendos lapsos de tiempo por medio, al proclamar el resultado de una votación en la Cámara. Bilbao dio primero por aprobada, con mayoría simple, la toma en consideración de una proposición de ley de iniciativa ante las Cortes que persigue modificar la Ley del Deporte y hacer posible que las selecciones autonómicas compitan internacionalmente.

Cuando el debate del asunto siguiente ya había comenzado, Bilbao lo interrumpió un instante para advertir de que había cometido un error: la iniciativa había sido rechazada ya que, dijo, precisaba la mayoría absoluta de la Cámara (38 votos), lo que no había sucedido.

Bilbao se corrigió dos veces sobre una iniciativa a favor de las selecciones autónomicas

La presidenta se corregiría de nuevo más tarde para volver a su proclamación inicial, tras advertírsele de que lo que necesita mayoría absoluta es la aprobación final por el pleno de las proposiciones de ley de iniciativa legislativa ante las Cortes, pero no su mera toma en consideración.

La iniciativa fue apoyada por el tripartito y Aralar, mientras que el PSE y el PP se opusieron con cinco parlamentarios de menos en sus filas. EHAK se abstuvo, porque discrepa de la propuesta del Gobierno y le acusa de no haber buscado el acuerdo. "Antes de ir a Madrid deberían hacer los deberes aquí, entre todos los que reivindicamos la oficialidad de las selecciones", dijo su portavoz, Itziar Basterrika.

La iniciativa será ahora sometida a enmiendas y debate en ponencia. Si se aprueba, una delegación de la Cámara la defenderá en el Congreso y el Senado.

El pleno de ayer avaló además el convenio de colaboración en política linguística que firmó el Gobierno el 16 de marzo con la Generalitat catalana y la Xunta de Galicia al rechazar con los votos de todos los grupos un texto de oposición del PP. Frente a los argumentos de la consejera de Cultura, Miren Azkarate, de que el acuerdo persigue que el Estado haga fomento real del plurilingüismo, la popular Laura Garrido mantuvo que el castellano no se respeta en las comunidades firmantes, ni tampoco la libre elección por los padres del modelo lingüístico de sus hijos. La socialista Isabel Celaá se opuso a ese análisis y afirmó que el convenio encaja en la Constitución.

La Cámara aprobó por unanimidad, salvo EHAK, una proposición para instar al Gobierno a contemplar en sus actuaciones sobre infancia a los menores que han sufrido agresiones en contextos de violencia conyugal o dentro de las familias. Esos menores requieren "una protección individualizada". En el debate, la portavoz de EB, Kontxi Bilbao, cuya formación dirige el Departamento de Asuntos Sociales del que depende la materia, señaló que el Ejecutivo pondrá en marcha este año un teléfono de atención a niños y adolescentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50