El Poble Sec recupera el refugio antiaéreo 307, que excavaron los vecinos

El Poble Sec recupera casi la totalidad del refugio antiaéreo 307, que diseñaron y construyeron a partir del verano de 1937 los vecinos del barrio barcelonés para resguardarse de los bombardeos de la aviación franquista. La entrada del complejo subterráneo, que podrá visitarse a partir del domingo, está en el número 169 de la calle Nou de la Rambla. El refugio tenía capacidad para más de 2.000 personas. "Al final de la guerra, por el ruido de los aviones podíamos identificar si venía cargado con bombas o no", recordaban ayer Dolors Carbonell y Joan Zapater, vecinos del Poble Sec que utilizaron el refugio. Cuando la guerra acabó, se ampliaron los túneles, que con el tiempo se utilizaron como almacén y para cultivar champiñones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS