Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Power Controls comunica el cierre de la planta de Terrassa

Los sindicatos negocian hoy salvar un centenar de empleos

La dirección de GE Power Controls, la filial del gigante General Electric dedicada al suministro de sistemas y equipamientos de electricidad, ha comunicado a los sindicatos su intención de cerrar su fábrica de Terrassa y despedir a 150 de los 270 trabajadores, según el comité de empresa europeo. UGT, en cambio, cifra la plantilla en 200 personas y sólo confía en salvar menos de 50 puestos de trabajo.

Los sindicatos se reunirán hoy en Madrid con la dirección de GE Power Controls para salvar el "máximo número posible" de puestos de trabajo, que podrían ser reubicados en la planta que la división tiene en Sant Vicenç de Castellet (Bages), donde trabajan 120 personas, informó Marina López, miembro del comité de empresa europeo por parte de Comisiones Obreras.

Tras el encuentro de hoy, se conocerá con exactitud el alcance de la reestructuración, que se llevará a cabo durante 2007. Los sindicatos aseguran que el Departamento de Trabajo está al corriente de los planes de la compañía, que podría ajustar la plantilla sin presentar un expediente de regulación de empleo (ERE), según los sindicatos. La dirección de la fábrica de Terrassa declinó dar su versión sobre el ajuste.

El cierre en Terrassa es, según las centrales, la crónica de una muerte anunciada, puesto que desde finales de 2003, la compañía está trasladando producción del Vallès Occidental hacia Polonia y Hungría. La sede europea de Power Controls está en Budapest.

La fábrica egarense está especializada en cajas y armarios de protección eléctricos y en contactores, los aparatos eléctricos para la puesta en marcha de motores. Tras la deslocalización de una línea a Polonia, a finales de 2006, la dirección llegó a un acuerdo con los sindicatos, según la UGT, para trasladar la producción y toda la plantilla a Sant Vicenç de Castellet.

La operación tiene sentido. La fábrica de Terrassa está en medio de la ciudad, en unas instalaciones propiedad de la familia Agut, -el abuelo de Joaquim Agut, ex presidente de Terra y actual director general de Cirsa, creó la empresa tras la Guerra Civil y la vendió a General Electric- mientras que la fábrica de Sant Vicenç es "ampliable", según López.

Pero los cambios en la dirección de General Electric, el mayor conglomerado industrial del mundo, ha recrudecido el ajuste, según la UGT, que también incluye recortar el 10% la plantilla del centro que la división tiene en Móstoles, con 400 empleaos.

GE está presente en España desde hace más de 50 años. Actualmente, todas sus divisiones principales, incluidas 40 líneas de negocio, 11 centros de producción, y más de 3.000 empleados, realizan actividades comerciales en España.

Power Control pertenece a la división de consumo e industria, uno de los negocios más importantes en Europa de GE y suministra productos de baja tensión (dispositivos eléctricos, productos de automatización y control, armarios y cuadros de distribución).

En España, Power Controls tiene beneficios en su conjunto, excepto en Terrassa, que cerró 2006 con pérdidas inferiores al millón de euros, según el comité europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007