Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla eléctrica

La CNMV prohíbe a Enel y Acciona lanzar una oferta por Endesa hasta octubre

El órgano regulador autoriza a E.ON a elevar su oferta por la eléctrica española por encima de los 38,75 euros por acción y levanta la suspensión de cotización del valor desde el lunes

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ejerció ayer de árbitro en la pelea por Endesa y prohibió los golpes bajos. Enel y Acciona, que ya el jueves admitieron la posibilidad de lanzar una OPA por Endesa a más de 40 euros, frente a los 38,75 de E.ON, no podrán hacer una oferta hasta seis meses después de que finalice la operación alemana. Además, la CNMV ha autorizado a E.ON a mejorar su oferta si así lo desea. En el caso de que el grupo alemán eleve el precio, el plazo de la OPA en curso se alargaría hasta el 3 de abril. Enel y Acciona confirmaron ayer a la CNMV que barajan la posibilidad de lanzar una OPA sobre Endesa, pero negaron la existencia de un acuerdo cerrado. Endesa volverá a cotizar el lunes.

Enel y Acciona han logrado presionar al rival sin concretar sus posiciones definitivas

El gigante alemán está que echa humo aunque oficialmente mantiene el tipo

El comunicado de la CNMV es muy claro en la consideración que le merecen los anuncios de Enel y Acciona sobre una posible OPA por el 100% de Endesa en caso de fracaso de la oferta alemana. "El mero anuncio de que Acciona y Enel pudieran presentar, de forma conjunta o separada, una OPA a precio superior a la de E.ON si ésta no alcanzara el 50% del capital de Endesa podrá perturbar el desarrollo de la OPA de E.ON, la única autorizada" sostiene el órgano regulador. En suma, está prohibido golpear por debajo del cinturón. Por ello, la CNMV prohíbe a Enel y Acciona, por separado o de forma conjunta, lanzar una OPA por Endesa hasta seis meses después de que finalice la oferta alemana en curso. Al menos, hasta octubre. Sólo si E.ON desistiera -y ayer dijo que no lo hace- dejaría de tener efecto la prohibición.

La CNMV comunicó también que "a la vista de los acontecimientos excepcionales acaecidos", no se opondría a que "si así lo solicita, a más tardar, el lunes 26 de marzo, E.ON pueda mejorar el precio de su oferta, por una sola y última vez". En ese caso, el plazo de aceptación de la oferta alemana se prorrogaría del 29 de marzo hasta el 3 de abril.

La acción de la CNMV fue decidida después de recibir sendos comunicados de Enel (24,9% de Endesa) y de Acciona (21,03%). En ellos, ambas empresas reconocían conversaciones para lanzar una oferta sobre la eléctrica y desarrollar "un proyecto común". La postura de la Comisión obligó a ambas compañías a reexaminar sus posiciones. En principio, estaba previsto que concretaran, a lo largo del día, tanto los términos del acuerdo negociado como el precio de su oferta. Pero a la vista de que la CNMV ofrece a E.ON la posibilidad de mover ficha, se impuso la idea de que mejor era aguardar acontecimientos y comprobar si el presidente de E.ON, Wulf Bernotat, aún tiene ánimo y posibilidades de elevar su apuesta.

Oficialmente, E.ON mantuvo su postura. Para el grupo alemán, pese a la agitación provocada por la posible OPA de Enel-Acciona, nada ha cambiado. Sólo existe una oferta en curso, la de E.ON; un precio de 38,75 euros por título y dos opciones para el accionista de Endesa: o cobrar el dinero que se ofrece, en efectivo y en cuestión de días o esperar durante meses a que se tramite una nueva oferta, con la posibilidad de que Endesa se convierta en una nave ingobernable.

Pero discurso oficial al margen, el gigante alemán está irritado. Echa humo. Según las fuentes consultadas, el arbitraje de la CNMV, contra lo que pudiera parecer, viste de legalidad algo inexistente (la posible oferta de Enel y Acciona) y admite una actuación discutible de ambas compañías. Ambos grupos, recuerdan las mismas fuentes, manifestaron oficialmente en el momento de tomar posiciones en Endesa que no tenían intención de lanzar una OPA.

Ahora, la cuestión es si E.ON, que no descarta emprender acciones en defensa de sus intereses, acepta la posibilidad de la CNMV de elevar su apuesta por Endesa. Un regalo que hasta los adversarios del grupo alemán reconocían que puede estar envenenado. Ayer, la respuesta a la pregunta era clara: sólo existe un precio y se mantiene.

Con todas las espadas aún en alto, lo seguro es que Enel y Acciona han logrado presionar a su rival E.ON de forma efectiva sin concretar sus posiciones definitivas. Entre los accionistas de Endesa, que han vivido ya una pelea empresarial de 19 meses, la posibilidad de vender sus acciones a un precio de entre 40 y 42 euros ha sido, por supuesto, bien recibida. La Asociación Española de Accionistas Minoritarios (AEMEC) señaló, en este sentido, que la intención de Enel de presentar una OPA por Endesa beneficia a los pequeños accionistas.

En tal situación, la recta final de la OPA de E.ON promete ser de infarto. Enel y Acciona controlan entre ambos un 46% de Endesa. Si se tiene en cuenta la participación de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) del 3%, E.ON tiene más que difícil ganar la apuesta que lanzó en febrero de 2006. Incluso aunque Caja Madrid decidiera hacer plusvalías (acumula en torno a 2.100 millones de euros) y vendiera su 9,9% del capital de la eléctrica.

Los ecos de la pugna que se libra en España llegaron ayer a Bruselas. La Comisión Europea aseguró que corresponde a Enel y Acciona verificar si la OPA que pretenden lanzar sobre Endesa es de dimensión europea y si debe por tanto notificarse a Bruselas. En caso de que se notifique, el Ejecutivo comunitario la analizaría para verificar si tiene un impacto negativo sobre la competencia.

En Bolsa, los títulos de las empresas implicadas en la batalla por Endesa se comportaron de forma desigual. Acciona cerró con una subida del 2,89%, mientras que Enel retrocedió un 1,14% y E.ON perdió un 0,63%. Endesa volverá a cotizar el próximo lunes al precio de 38,65 euros por acción una vez levantada la suspensión por la CNMV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007