Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla eléctrica

Enel estudia superar el 25% de Endesa con compras en Bolsa o con derivados

La CNMV se opone a que la eléctrica italiana burle la ley de OPA con intermediarios

La eléctrica italiana Enel comunicó ayer a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos que estudia comprar acciones de Endesa por encima del límite que obliga a lanzar una oferta pública de adquisición. También se plantea contratar derivados con algún intermediario financiero que le garantice una posición superior al 24,9% que actualmente tiene asegurado. La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha permitido esa fórmula para que Enel se saltase el límite del 10% sin autorización, pero la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) impedirá el uso de esa fórmula.

Unas horas después de que la CNMV comunicase su acuerdo de prohibir a Enel y Acciona lanzar una OPA sobre Endesa hasta seis meses después de que se liquide la de la alemana E.ON, la eléctrica italiana dio cuenta a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (la SEC) del estado de la situación.

"Enel está en la actualidad reconsiderando y evaluando todas sus opciones con respecto a su inversión en Endesa", dice la comunicación. En particular, y entre otras posibilidades, además de un posible acuerdo con otros accionistas, Enel "está estudiando actualmente la adquisición de acciones por encima del porcentaje que no requiere el lanzamiento obligatorio de una oferta pública de adquisición (OPA)" sobre Endesa. Ese límite está en el 25% del capital, según la legislación actual. Hay una ley en tramitación que elevará el listón hasta el 30%.

Lo curioso es que la sanción para ese comportamiento prevista por la legislación del mercado de valores es que "no podrá ejercer los derechos políticos derivados de las acciones así adquiridas o que adquiera en lo sucesivo sin promover la correspondiente oferta pública de adquisición". Es decir, cuando se da un caso así, lo que la CNMV hace es obligar a lanzar una OPA al infractor, pero en este caso eso es precisamente lo que quiere Enel.

Por ello, con respecto a esta posibilidad, fuentes de la CNMV consideran que se trataría de una especie de fraude de ley y que no puede imponerse como obligación justo aquello que el infractor pretende y a lo que no tiene derecho. En este caso, además se trata de ocupar el terreno. Toda acción que sea comprada por Enel, no podrá ser comprada por E.ON. Ni siquiera tener que esperar seis meses para el lanzamiento de una OPA con la que regularizar su situación y asegurarse los derechos políticos sería un obstáculo suficiente.

La italiana Enel también está estudiando "entrar en operaciones con derivados" para protegerse de variaciones en el precio de las acciones de Endesa, según la explicación que ofreció ayer a la SEC.

Ése es un mecanismo que Enel ya ha usado para saltarse un primer límite: el del 10% que no se puede adquirir sin el permiso de la CNE. De hecho, el regulador energético aún no ha autorizado al grupo italiano a superar esa cota, pero Enel ha contratado con UBS y con Mediobanca derivados (equity swaps, en la terminología anglosajona) que funcionan como una reserva de las acciones. Así, Enel tiene un 10% de forma directa y un 15% aparcado en esas dos entidades financieras. La CNE ha hecho la vista gorda ante esa práctica, pero la CNMV no está dispuesta a actuar de la misma manera.

Fuentes autorizadas del organismo supervisor señalan que su interpretación de los equity swaps es la equivalente a una fiducia. En ese sentido, superar el límite del 25% (o el del 30% cuando cambie la ley de OPA) mediante derivados sería igual que hacerlo mediante acciones.

Enel también se declara dispuesta a estudiar acuerdos con otros potenciales compradores de acciones de Endesa, aunque de lo que da cuenta detallada es de las negociaciones con Acciona, en el mismo sentido que lo declarado a la CNMV.

El propio grupo constructor también puso al día a la SEC de las negociaciones, pero sin aportar novedades con respecto a lo comunicado a la CNMV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007