Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno retrasa la ley del cine para buscar mayor consenso

El desacuerdo entre los sectores ralentiza la tramitación del texto

El Gobierno ha decidido retrasar indefinidamente el anteproyecto de ley del cine para buscar un mayor consenso entre los sectores enfrentados. La primera lectura del polémico texto se realizó ayer en el Consejo de Ministros, pero la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega -no compareció la ministra de Cultura, Carmen Calvo, aunque en su departamento anunciaron por la mañana su presencia-, aseguró que se seguirá "trabajando en la búsqueda del mayor grado de consenso posible" hasta "lograr la mejor ley posible para los ciudadanos y los sectores implicados".

Fernández de la Vega, que se vio obligada esta semana a intervenir directamente en la negociación del texto dado el grado de enconamiento de las partes en conflicto, añadió que el Ejecutivo "participará activamente" en las reuniones entre los distintos sectores "que tienen intereses contrapuestos". "El Gobierno quiere que la nueva ley aúne como objetivo fundamental la defensa del cine como un activo industrial y también cultural para nuestro país", añadió De la Vega.

La decisión de ayer de no enviar el texto al Consejo de Estado, tal y como estaba previsto, para su regreso posterior al Consejo de Ministros, su aprobación y su remisión al Parlamento, plantea serias dudas sobre si el anteproyecto de ley del cine puede finalmente ser tramitado en esta legislatura, tal y como se comprometió la ministra de Cultura. Lo que parece claro, según fuentes del sector cinematográfico, es que el Gobierno ha decidido ralentizar la aprobación de la ley, a la vista de los conflictos que está generando.

Las televisiones celebraron la decisión del Ejecutivo y, en un comunicado hecho público por Uteca, el organismo que agrupa a las cadenas privadas, reafirmaron su disposición "permanente al diálogo" y reiteraron su compromiso con el cine español. Uteca volvió a recordar su rechazo a la obligación de invertir el 5% de los ingresos brutos anuales en producciones audiovisuales europeas.

También el Partido Popular se pronunció ayer en torno a la controvertida ley y lo hizo en términos muy duros, calificando de "lamentable espectáculo" la tramitación del texto. El PP aseguró que la "absurda situación actual de mantenerla y no enmendarla de la ministra de Cultura sólo revela un intolerable orgullo herido, que ha causado ya un grave daño al enfrentar a tantos sectores vitales para la industria del cine". "Al final será una ley bumerán que se volverá contra el sector que se intenta proteger", aseguran los responsables del Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007