Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alperi deniega la licencia pero abre una puerta a la planta de biodiésel

Tras meses meditando su decisión, el Ayuntamiento de Alicante denegó ayer la licencia de obra mayor y de apertura de la planta de biodiésel proyectada en el puerto de la ciudad. El proyecto, que ha despertado una fuerte oposición vecinal, se quedará en papel mojado al exceder en 12 metros la altura máxima permitida en el Plan Especial del Puerto. Pese a ello, el alcalde de Alicante, Luiz Díaz Alperi, dejó ayer la puerta abierta a un cambio de decisión si la empresa promotora del proyecto se replantea la altura de la instalación y si el Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, otorga a la mercantil el permiso de distribución de combustible.

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante argumentó ayer la denegación de la licencia en el exceso de altura -ya que insistió en que ésta no es "imprescindible"- y en el hecho de que la mercantil carece de algunos permisos preceptivos, entre ellos la falta de autorización para la distribución y transporte vía terrestre del producto o el que le debe permitir desarrollar en el futuro una actividad industrial.

La decisión del Consistorio, comunicada a media mañana a través de un decreto con fecha de ayer, supone un fuerte revés para Biodiésel Alicante, SL, empresa promotora del proyecto que a principios del pasado mes de febrero anunció su intención de iniciar las obras de construcción de la planta en el puerto en un duro comunicado en el que criticaba la utilización política de la iniciativa. La empresa advirtió de las consecuencias económicas que supondría frenar este proyecto en el puerto de Alicante defendió que contaba con la licencia del Ayuntamiento "por silencio administrativo" al dar por cumplido el plazo en el cual el equipo de Alperi debía contestar a la petición de licencia. El Ayuntamiento, que en diciembre había suspendido la tramitación del procedimiento administrativo a la espera de recibir nuevos informes, negó la licencia por silencio administrativo.

Interés del puerto

La planta de biodiésel ha sido un proyecto defendido sin fisuras desde el Puerto de Alicante. En diciembre del año pasado, su presidente, Mario Flores, recordó que el inicio de las obras estaba previsto para el mes de enero. Flores insistió en defender el proyecto y la rigurosidad de los trámites que han llevado a la institución a darle luz verde, al tiempo que explicó que la concesionaria (Biodiésel Alicante, SL) "tiene prisa" porque hasta 2012 puede beneficiarse de exenciones fiscales por parte de Bruselas por esta actividad. El presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante también quiso dejar claro, para intentar apaciguar los ánimos entre los vecinos, que el complejo está alejado 1,5 kilómetros de la ciudad de Alicante y que tiene menos impacto visual que el que los vecinos le atribuyen. Pese a ello, las protestas ciudadanas no han cesado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007