Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 53% de las inmigrantes empleadas en el servicio doméstico ha sufrido acoso sexual

Un estudio de UGT constata los abusos generalizados a los trabajadores de otros países

El 53% de las inmigrantes con permiso de trabajo empleadas en el servicio doméstico en Euskadi ha sufrido acoso sexual en algún momento de su relación laboral, según las conclusiones de un informe de UGT, que califica el dato como "espeluznante". El sindicato, que presentó ayer su estudio con motivo del Día contra el Racismo y la Xenofobia, recibió en 2006 un total de 4.093 nuevas reclamaciones de inmigrantes y ha constatado que las consultas por abusos ya no las realizan mayoritariamente los extranjeros en situación irregular, sino los regularizados (un 68%).

El secretario general de UGT- Euskadi, Dámaso Casado, y la responsable de Igualdad de la central, Emilia Málaga, presentaron en Bilbao el estudio, que concluye que se ha producido "un aumento exponencial de abusos sobre trabajadores en situación regular". El informe está realizado sobre la base de las 4.093 denuncias recibidas por el sindicato el año pasado. Málaga precisó que el 68% de las mismas corresponde a trabajadores con papeles y el resto, a inmigrantes en situación irregular que sufrieron algún abuso en sus empleos.

La mayoría de los trabajadores que han denunciado su situación laboral en las nueve sedes de UGT en Euskadi provienen de Colombia, Bolivia, Ecuador y Marruecos, con edades entre 30 y 45 años, y trabajan en el servicio doméstico, la construcción y la hostelería, principalmente. Estos datos coinciden con el perfil general de la inmigración no comunitaria, por lo que los resultados del estudio son extrapolables al conjunto de inmigrantes, según Málaga. En el servicio doméstico, el 53% de las empleadas afirma haber sido víctima de acoso sexual por sus empleadores.

Casado destacó que la presencia de trabajadores inmigrantes va a crecer "muy fuerte" en el futuro y advirtió de que los empresarios usan al colectivo para tratar de rebajar las condiciones del conjunto de empleados. Entre las denuncias recibidas, destaca que el 61% de los inmigrantes con permiso laboral se ha visto obligado en algún momento a trabajar en la economía sumergida. El 38% de las denuncias estuvo motivado por impagos salariales y el 21%, por obligar al empleado a pagar la cotización a la Seguridad Social, cuando le corresponde hacerlo al empleador. Otros abusos denunciados se refieren a despidos irregulares, prolongaciones de jornada, pago de cheques sin fondos, insultos xenófobos, falta de medidas de seguridad laboral, desarrollo de trabajos distintos a los contenidos en el contrato correspondiente y cobro de dinero al inmigrante a cambio de regularizar su situación.

El patrón tipo envuelto en las prácticas abusivas es un pequeño empresario o un empleador particular, según UGT. Estos empleadores "se aprovechan de las carencias" que presenta la Ley de Extranjería para abusar de los trabajadores inmigrantes, en muchos casos desconocedores de sus derechos. El sindicato reclama por ello una modificación de dicha ley que garantice el acceso a una situación regular a las víctimas de casos de explotación y rebajar de cinco a cuatro años el período para obtener un permiso de trabajo permanente.

También solicita que se establezca un protocolo entre Administración y sindicatos para proteger a los trabajadores extranjeros que denuncian situaciones de explotación, sin que se encuentren con una orden de expulsión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007