Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan las denuncias de racismo contra los Mossos

SOS Racisme califica el incremento de "preocupante"

Los Mossos d'Esquadra están en cabeza de las denuncias y quejas por racismo. Ésta es una de las principales conclusiones del informe del año 2006 de la organización no gubernamental SOS Racisme de Cataluña. El hecho ha sido calificado como "preocupante" por la dirección de la ONG, ya que, en su opinión, la policía autonómica repite las prácticas de los viejos cuerpos de seguridad.

El 54% de las quejas y denuncias presentadas por los inmigrantes por actitudes y abusos racistas contra los cuerpos de seguridad se refieren a comportamientos de los Mossos d'Esquadra. El incremento es importante con respecto al año 2005, en que los Mossos acumularon sólo tres expedientes, contra los 24 de 2006.

La portavoz de SOS Racisme de Cataluña, Begoña Sánchez, reconoció que el incremento de denuncias contra los Mossos es una consecuencia lógica de su mayor despliegue, especialmente en Barcelona, desde noviembre de 2005, aunque ello no sirve de excusa para justificar una actitud condenable de los agentes. Por su parte, la Guardia Urbana acumuló el pasado año 13 denuncias.

Un portavoz de Departamento de Interior trató ayer de minimizar estos datos, asegurando que sólo el 1% de las denuncias efectuadas contra los Mossos d'Esquadra acaban en sentencia condenatoria, y todas ellas por faltas, ninguna por delito. Recalcó el portavoz que estos comportamientos son examinados por los organismos internos del cuerpo y que de ahora en adelante lo serán por el flamente Comité de Ética, formado por ciudadanos independientes.

SOS Racisme tramitó a lo largo del pasado año, un total de 158 denuncias y quejas por cuestiones racistas. El 27% de estas quejas acusan a los diferentes cuerpos de seguridad. En el balance destacan también, con un 15%, las denuncias presentadas por actitudes racistas en el trabajo. El 5% de las denuncias se refieren a los cuerpos de seguridad privada, especialmente las que trabajan en las empresas de transporte, Renfe y Metro, y un número similar de denuncias contra la extrema derecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007