Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez tropieza en su proyecto de partido único

El plan del presidente de Venezuela encuentra resistencias en sus propias filas

Llegó el comandante y mandó disolverse a los partidos que le han apoyado hasta ahora. Pero los líderes de las organizaciones más fuertes le vinieron a decir: "Un momento, comandante, un momento... ¿Cómo que nos disolvamos? ¿Qué tenemos que ver la gente del Partido Comunista de Venezuela, que propugna un Estado marxista-leninista, con los socialistas de Podemos o Patria Para Todos?". Y ahí se armó. El Partido Comunista de Venezuela nació en 1931, es el más antiguo del país, y ha emprendido un debate interno. No puede disolverse de la noche a la mañana.

Las formaciones nacionales dicen que un partido no se puede crear por decreto

De los 7,3 millones de votos que consiguió Hugo Chávez (62% del electorado) hace cuatro meses, su partido, el Movimiento Quinta República (MVR), obtuvo 4.845.480 votos. El resto, hasta llegar a siete millones, se repartió entre Podemos (780.000 votos), Patria Para Todos (597.461) y los comunistas (342.227). Apenas 10 días después de ganar las elecciones, Chávez pidió a sus socios que se disolvieran, que borraran para siempre esa "sopa de siglas" y crearan en un plazo de nueve meses el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). "A aquellos que no me quieran acompañar los dejo en libertad de seguir su camino; sus ministros saldrían del Gobierno. Conmigo quiero que gobierne un partido", advirtió.

La primera en acatar la orden fue Lina Ron, secretaria general de la Unidad Popular Venezolana (UPV), con un solo diputado y pocos militantes más allá de Caracas. "Mi comandante, amado, querido, respetado, usted ordene y nosotros obedecemos porque después de nuestro señor Jesucristo viene usted, aunque tal vez no se ha dado cuenta de lo importante que es. Usted es una bendición para Venezuela", dijo. Ron ha sido nombrada junto al vicepresidente, Jorge Rodríguez, al ministro de Educación y hermano del presidente, Adán Chávez, y la ex ministra de Alimentación, Erika Farías, miembro de la Promotora que estudiará la creación del nuevo partido.

Pero una cosa es el partido ya extinto de Lina Ron, y otra las estructuras de Podemos, Patria Para Todos y el Partido Comunista de Venezuela, que se extienden por todo el país. Los líderes de estas tres formaciones expresaron sus cautelas, advirtieron de que un partido no se puede crear por decreto y que hace falta un debate. Y Ron les envió un mensaje: "No se quejen, camaradas, que la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava, llegó la hora de que en el partido unido, todo el mundo esté en igualdad de condiciones". Y en un comunicado indicó: "No hay términos medios: con Chávez todo, sin Chávez nada".

Francisco Ameliach, coordinador nacional del Movimiento Quinta República, el partido de Chávez, declaró que la posición de Ismael García, líder de Podemos, es un acto de deslealtad. "Ha tomado las banderas de nuestros enemigos para atacarnos y traicionarnos, y si hay algo que este pueblo no tolera es a los traidores y desleales".

Teodoro Petkoff, intelectual de izquierdas y opositor a Chávez, escribió una portada el pasado viernes en Tal Cual, el periódico que dirige, titulada: "Bienvenido al club", en la que indicaba a García lo que le espera: "Dirán que eres de derecha, que abandonaste tus convicciones socialistas".

Pero García no se siente fuera de juego, no cree que vaya a haber represalias y dice no temer nada. "Nosotros queremos que el nuevo partido sea construido de abajo hacia arriba. Y el presidente ha aceptado en un alto porcentaje nuestra propuesta". "Lo que no vamos a aceptar es que se nos informe sobre la formación del nuevo partido. Queremos que se nos invite a las discusiones", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de marzo de 2007