Reportaje:

Islamistas en las redes de inmigración ilegal

Los servicios de información detectan un incremento de la actividad proselitista

Los servicios antiterroristas constatan en la actualidad un "incremento de la actividad proselitista" en España de las redes islamistas que obedecen los llamamientos a la yihad que proclaman los líderes de Al Qaeda, según un informe que está siendo ultimado estos días. "La actividad proselitista de Al Qaeda está volcada en grupos y colectivos alejados de las zonas conflictivas [Irak y Afganistán, principalmente]. Por eso debe prestarse especial atención, a tenor de informaciones de otros servicios antiterroristas europeos y de los análisis de la propia Europol, a las redes de inmigración ilegal para evitar que sean utilizadas como cobertura de islamistas radicales", señala un avance del citado informe.

España quiere más información de Argelia tras la excarcelación de 2.500 salafistas
La policía teme que los islamistas estén reclutando yihadistas en pequeñas mezquitas semiclandestinas

Más información

"Las personas captadas [en España] para luchar en las zonas en conflicto suponen un potencial peligro si algún día deciden regresar a nuestro país", sostienen los expertos antiterroristas. "Pero, al contrario de lo que ha sucedido en otros países, hasta ahora no se ha detectado el regreso de estos combatientes a España", añaden.

La captación de islamistas radicales está actualmente dirigida a enviarlos a Darfur (Sudán), Somalia y otras zonas del Sahel, donde serían adiestrados y preparados para la yihad. La policía tiene especial preocupación por que esta tarea de captación y reclutamiento esté siendo realizada en unas 800 pequeñas mezquitas semiclandestinas de barrios periféricos de grandes capitales, así como en otras en pequeños pueblos.

Otra de las preocupaciones la constituye la posible llegada a España de algunos de los más de 2.500 presos salafistas argelinos excarcelados a lo largo de 2006 en aplicación de la Carta por la Paz y la Reconciliación Nacional, promulgada por el presidente Abdelaziz Bouteflika. "No tenemos constancia de que haya entrado en España ninguno de esos individuos, pero es cierto que hay una alerta general en toda Europa ante esa excarcelación masiva", recalca un mando policial.

"Las relaciones con la policía argelina son mucho peores, por ejemplo, que con los servicios antiterroristas marroquíes. Por eso tenemos poca información de Argelia, aunque estamos tratando de mejorar la colaboración entre ambos países", dice una fuente del Ministerio del Interior. Los analistas españoles no ocultan su temor a que militantes del antiguo Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (hoy fieles seguidores de Al Qaeda) intenten sembrar su semilla entre los inmigrantes argelinos radicados en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de marzo de 2007.