Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero quiere retomar la iniciativa europea con un discurso

El presidente José Luís Rodríguez Zapatero quiere retomar la iniciativa europea con un gran discurso que pronunciará "en torno a abril", según confirmó ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al Consejo de Relaciones Exteriores del PSOE. El discurso fijará las líneas generales de la posición española sobre la Europa del siglo XXI y se está preparando ya.

A finales del pasado semestre, La Moncloa acarició la idea de una intervención de Zapatero ante el Parlamento Europeo, aprovechando la disposición del entonces presidente, José Borrell, a invitarle con ocasión del final de su mandato. No llegó a concretarse porque resultaba extemporáneo debido a la parálisis del debate constitucional. Ahora las cosas han cambiado, gracias al empeño de la presidencia germana y la reunión el pasado enero en Madrid de los 18 países que ya han ratificado la Carta Magna europea. La declaración que preparan los alemanes para el 30º aniversario de la firma del Tratado de Roma, que congregará a los líderes de la UE en Berlín el 26 de marzo, quiere marcar el pistoletazo de salida del nuevo debate, y el presidente esperará a que pase esa fecha para pronunciar su discurso, según subrayó Moratinos.

Pero al no estar ya Borrell al frente de la cámara de Estrasburgo, es difícil que pueda hacerlo en ese foro. Una de las alternativas que se han barajado es el Real Instituto Elcano de Madrid, pero la proyección internacional no sería comparable, y el acto trata de contribuir a la recuperación "del pulso y el impulso en materia europea" como objetivo esencial de la política exterior española para lo que queda de legislatura, según precisó el ministro.

Moratinos aludió también al esfuerzo diplomático en torno al conflicto del Sahara que el Gobierno va a hacer en las próximas semanas, con los sucesivos viajes a Rabat y Argel de Zapatero y de los Reyes respectivamente. El contencioso está entrando en ebullición a raíz de la presentación del nuevo plan de autonomía para la ex colonia española, y a Madrid le va a resultar difícil mantener el equilibrio entre su apuesta por una solución realista y su apoyo a la autodeterminación del pueblo saharaui.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007