Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación de los vuelos secretos de la CIA

El control sobre los servicios secretos

Hasta qué punto los servicios de espionaje de los países europeos deben rendir cuentas a sus Parlamentos nacionales fue una de las cuestiones recurrentes en el debate celebrado ayer entre los grupos políticos de la Eurocámara.

Casos como los de Milán, donde agentes de la CIA, con la colaboración de funcionarios italianos, secuestraron al clérigo egipcio Abu Omar a plena luz del día, al parecer sin dar cuenta de ello a Roma, han abierto múltiples interrogantes sobre la autonomía de los espías.

El vicepresidente de la comisión europea, Franco Frattini, defendió ayer durante el debate que los Parlamentos controlen las actividades de los servicios de espionaje. "No se trata de desvelar secretos, sino de rendir cuentas", explicó Frattini. Miembros del Grupo Popular Europeo, mayoritario en la Eurocámara, condicionaron sin embargo su apoyo al informe sobre los vuelos secretos de la CIA a que se incluyera una enmienda que estableciera la libertad absoluta de los agentes de espionaje.

"Los servicios secretos se llaman así porque su función es trabajar de forma secreta y deben continuar haciéndolo así sin violar el derecho internacional o nacional". La enmienda fue rechazada por la mayoría de la Cámara, lo que contribuyó a que los populares votaran en contra del informe que condena la complicidad de diversos países europeos con las actividades ilícitas de la CIA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 2007