Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación de los vuelos secretos de la CIA

"Los países europeos han cerrado los ojos"

La redacción final del informe sobre actividades de la CIA en Europa contiene graves acusaciones contra 14 gobiernos por su tolerancia y complicidad con las actividades ilegales de los servicios secretos de EE UU. En palabras de los eurodiputados, "los países europeos han cerrado los ojos", entre 2001 y 2005, ante "secuestros extrajudiciales, transportes ilegales de detenidos y torturas".

El documento confirma que durante dichos cinco años "al menos 1.245 vuelos de aviones fletados por la CIA cruzaron el espacio o aterrizaron en aeropuertos" europeos, con personas detenidas ilegalmente. Los países implicados en esta red de secuestros y entregas extraordinarias son: Alemania, Suecia, España, Irlanda, Grecia, Chipre, Dinamarca y Rumania.

Las conclusiones subrayan también la falta de cooperación con la Comisión de Investigación por parte de Austria, Italia, Polonia (que ni siquiera recibió a la comisión), Portugal y Reino Unido. Los principales hechos probados son:

- Secuestros ilegales. Se mencionan hasta 21 casos de secuestros ilegales en los que las víctimas fueron trasladadas a través de países europeos o eran residentes en Estados europeos en el momento de su secuestro. Se pide a esos Estados que "compensen a las víctimas inocentes de las detenciones ilegales".

- Tortura. Las investigaciones indican que, "en la mayoría de los casos [los traslados], implicaban detenciones incomunicadas y torturas", confirmadas por las víctimas o sus abogados. Según el ex embajador de Uzbekistán, Craig Murray, "el intercambio de información obtenida bajo tortura por los servicios secretos de terceros países a los servicios secretos del Reino Unido ha sido una práctica conocida y tolerada por el Gobierno británico".

- Bases militares de EE UU. El informe sostiene que "centros secretos de detención temporal pueden haberse localizado en las bases estadounidenses de los países europeos".

- Cárceles secretas. Tras un intenso debate, el informe admite que "no es posible confirmar ni negar la existencia de centros de detención secretos localizados en Polonia".

- Falta de cooperación. Los parlamentarios lamentan "la falta de cooperación [con la investigación] de muchos Estados miembros y del Consejo de la Unión". Según el informe, "la grave falta de respuestas concretas a las preguntas de las víctimas, ONG, medios de comunicación y parlamentarios ha reforzado la validez de las ya bien documentadas acusaciones". Los diputados piden a los Gobiernos afectados "que proporcionen informaciones completas y objetivas" y sometan "los casos descubiertos a una investigación independiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 2007