Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20.000 voluntarios por 98.000 barriles de petróleo

"Barrio adentro" y "Barrio adentro deportivo" son el resultado de convenios entre dos Gobiernos amigos: el de Hugo Chávez y el de Fidel Castro. Unos 20.000 cooperantes cubanos, la mayoría de ellos profesionales de la salud, trabajan en los parajes rurales más pobres de Venezuela. A cambio, el régimen de Fidel recibe de Venezuela 98.000 barriles de petróleo diarios a precios preferenciales.

"Estoy orgulloso del trabajo que hice en Venezuela; dimos buen servicio a gente necesitada", dice Ariel. Su idea al ingresar en el programa de cooperación con Venezuela era mejorar económicamente. No fue así. En Cuba ganaba unos 18 dólares al mes (14 euros); en Venezuela, en promedio, estos profesionales reciben 180 (140 euros). A pesar de la diferencia, se quejan. Es un salario precario, dicen, por debajo del mínimo que se paga en el país suramericano. No alcanza para cubrir los gastos; lo único que tienen gratis es la vivienda. Las jornadas son de 12 horas, incluidos los fines de semana, y para salir de noche o para ir a otro municipio deben pedir permiso al coordinador...

Los desertores que hablaron con este periódico creen que su salida no afecta el programa de ayuda médica; creen, eso sí, que aumentará la vigilancia a los cooperantes, pero "el se quiera ir, se va".

Jorge Tolero asegura sin rodeos que todos los cubanos que salen en misiones al extranjero lo hacen "con la idea de desertar". Él y su mujer, Leticia, ambos médicos, forman parte del grupo de los que ya recibieron la negativa de Estados Unidos. "Seguiremos insistiendo", dice; "creemos que nos darán la opción, pediremos que se revise el caso". Lo mismo harán los demás rechazados.

Todos reclaman su derecho a ser libres, a "trabajar como quiero, a expresar mis ideas políticas, decidir dónde quiero vivir, qué quiero, qué no quiero; a decidir por mí...", como repite, una y otra vez Nora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de febrero de 2007