Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Las causas del calentamiento

España, menos nieve y menos playas

Por su situación, este país sufrirá con más intensidad los efectos del calentamiento: inundaciones, olas de calor y elevación del nivel del mar

Más inundaciones y tormentas, menos nieve, aguas más salinas, más sequías, más olas de calor y playas menos extensas. El cambio climático afectará a España más que a otras regiones, según explicó ayer en París la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. "Consecuencias como la elevación del nivel del mar o la escasez de agua son ya irreversibles", añadió. Las conclusiones de los científicos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático fueron analizadas ayer en Madrid por el secretario general para la Prevención del Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, la directora de la Oficina Española de Cambio Climático, Teresa Ribera, y el director del Instituto Nacional de Meteorología, Francisco Cadarso.

El clima árido pasará a ocupar una parte mayor de Andalucía y de Castilla-La Mancha

Doñana, La Manga, la Albufera de Valencia y la Costa Brava perderán litoral

El problema es "el mayor al que se enfrenta la humanidad", según Aizpiri. Los datos específicos de la situación que se podría vivir en España, así como las medidas que el Gobierno español planea para atajar el problema, se presentarán durante el Consejo Nacional del Clima, el próximo 13 de febrero, pero ayer se dieron algunos datos parciales.

El cambio climático provocará que haya menos agua, sobre todo en el Mediterráneo, pero más lluvias torrenciales -con riesgo de inundaciones-. A finales de este siglo (2090-2099) las precipitaciones se habrán reducido en España un 20% respecto al período 1980-1990, según explicó Cadarso.

Las temperaturas y las olas de calor seguirán aumentando. El año más caluroso de todos los que se tienen registros (desde 1850) ha sido 2006, según el Instituto Nacional de Meteorología. Los siguientes seis fueron posteriores a 1990. La temperatura media aumentó en España 0,9 grados centígrados en los 73 años que van de 1931 a 2004, mientras que la media mundial sólo subió 0,76 grados entre 1850 y 2005 (155 años). Se calcula que podría haber una ola de calor cada tres o cinco años, según expertos del Instituto Nacional de Meteorología.

El cambio climático tendrá también efectos en las playas, que retrocederán 15 metros por la subida del nivel del mar antes de 2050. Ésta fue una de las conclusiones del informe Impactos en la costa española por el efecto del cambio climático, presentado por el Ministerio de Medio Ambiente el pasado septiembre y elaborado por expertos de la Universidad de Cantabria.

Adaptarse a esta nueva situación exigirá replantear el urbanismo de la costa y dejar de construir al borde del mar en lugares que se van a inundar. En algunas comunidades autónomas ya se prohíbe construir a menos de 500 metros del mar.

El aumento del nivel del mar no será homogéneo. Para el Cantábrico, el incremento previsto es de 35 centímetros, 20 en el Mediterráneo y unos 10 en el Golfo de Cádiz. Las zonas más afectadas, por su poca altura, serán la Albufera de Valencia, Doñana (Huelva, Sevilla y Cádiz), la Costa Brava (Girona y Barcelona) y la Manga del Mar Menor (Murcia).

El nivel del mar sube por el deshielo de los glaciares, pero principalmente porque al calentarse, el agua ocupa más volumen. Y el agua se calienta porque la quema de combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo, producen gases de efecto invernadero que se acumulan en la atmósfera y dificultan la salida del calor que emite la Tierra.

Otros efectos del cambio climático serán la disminución de los recursos hídricos -entre un 5% y un 14% antes de 2030-, cambios en la fecha de floración de plantas y en la reproducción de especies y un mayor riesgo de crecidas fluviales, tormentas e incendios forestales, según el informe Impactos del cambio climático en España presentado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2005.

El clima árido, que actualmente sólo se da en Murcia y Almería, pasará a ocupar una mayor parte de Andalucía y parte de Castilla-La Mancha, según este estudio, en cuya elaboración participaron más de 400 científicos. El calentamiento tendrá una especial incidencia en dos sectores: el turismo y la agricultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de febrero de 2007