Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta por la falta de vivienda cierra el Foro Social, que se pospone hasta 2009

El encuentro de Nairobi exige mayor atención a la mujer y respeto a los homosexuales

Ciudad del Cabo

El Foro Social Mundial se clausuró ayer en Nairobi (Kenia) sin una declaración conjunta ni grandes planes de actuación y con el acuerdo de que el encuentro se toma un respiro y no se volverá a celebrar hasta 2009. El cierre lo puso una multitudinaria marcha que partió desde los suburbios más degradados hasta el centro de Nairobi para recordar de nuevo los grandes problemas que este año han llevado el foro hasta África: guerras, pobreza, sida, falta de vivienda. También se ha exigido una mayor atención a la mujer y los niños y el respeto a los homosexuales.

Desde el sábado pasado más de 60.000 activistas de diferentes organizaciones humanitarias, instituciones religiosas, de defensa del medioambiente y ONG se han reunido en el Foro Social Mundial (FSM), centrado más que nunca en el continente africano y sus grandes problemas. Un foro que no volverá a celebrarse hasta 2009. El año próximo, el encuentro alternativo a la reunión de la élite política y económica mundial de Davos se celebrará de forma descentralizada: cada entidad y ONG programará actividades desde sus lugares de origen y ámbito de actuación.

Miles de habitantes de los asentamientos kenianos y activistas del FSM recorrieron, andando o corriendo, 12 kilómetros en defensa de una vivienda digna y bajo el eslogan que ya ha hecho famoso al Foro Mundial: Otro mundo es posible. La marcha se celebró en solidaridad con los 1.000 millones de personas en todo el mundo que viven en chabolas, un problema especialmente grave en África.

En este foro se ha exigido una mayor atención a mujeres y niños en zonas en conflicto bélico y la protección del acceso de la mujer a la tierra, especialmente en culturas en las que no hay tradición. Los derechos de homosexuales y lesbianas, un tabú en buena parte de África (en algunos países la homosexualidad está perseguida por ley) también se han reclamado.

El peso de las empresas para la contribución social o la actuación de las compañías transnacionales han sido otros puntos de debate. Intermon Oxfam, entre otras ONG, ha puesto su énfasis en las negociaciones entre la UE y países de África, el Caribe y el Pacífico, mientras que las instituciones religiosas han tenido mayor peso en esta edición. No han asistido grandes figuras políticas, pero cuatro premios Nobel de la Paz -Jody Williams, Wangari Mathai, Sharin Ebadi y Desmond Tutu- participaron en diferentes espacios. Tutu denunció que los gobiernos africanos no cumplen su propuesta realizada en 2001 de destinar el 15% de su presupuesto a Salud, lo que podría haber evitado 40 millones de muertes.

Infraestructuras y apoyos

La edición africana ha sido una de las más difíciles de organizar por la falta de infraestructuras y de apoyo gubernamental. Se calcula que han sido necesarios casi cuatro millones de euros para poner en marcha un evento de una magnitud nunca vista en Nairobi. Y las críticas no se han dejado de oír: por el precio excesivo de las entradas para los kenianos (que luego tuvieron el acceso gratuito), por los servicios de catering adjudicados a hoteles caros (uno de los puestos fue asaltado el miércoles por un grupo de agitadores que decidieron comer gratis para protestar), por el patrocinio de una compañía de telefonía móvil, por la falta de organización, programación, servicios de traducción o de limpieza. "Ha habido insuficiencias organizativas", reconoció ayer Chico Whitaker, uno de los fundadores del Foro y premio Nobel alternativo, "pero se ha demostrado que África está de pie y que el FSM se puede hacer en lugares diferentes a Porto Alegre".

La organizadora keniana Wahu Kaara también valoró el resultado del foro, donde "las entidades africanas han salido fortalecidas". Para las organizaciones, "el hecho de que el foro se celebrara en África ya ha sido de importancia", explicaba ayer Henri Valot, de Civicus-GCAP, que añadía que a diferencia de otras ediciones, "este encuentro sí ha sido realmente internacional". Valot no considera negativo que el próximo foro se programe para 2009: "No es que el foro se tenga que reinventar, pero sí hay que formular alternativas, trabajar para movilizar a la población, diseñar acciones, llegar con propuestas y estrategias. Después de un periodo de reflexión, volver con más fuerza".

Algunas organizaciones preferirían que el foro se celebrara también en 2008, pero otras consideran que habrá trabajo más sólido si es bianual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de enero de 2007