Manifiesto en Alcorcón por la convivencia

La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, hizo ayer un llamamiento a la prudencia. También advirtió de que todas las comisarías de la región están alertadas para detectar cualquier movimiento que pueda desencadenar altercados como los ocurridos el pasado fin de semana en Alcorcón.

Mestre anunció que Alcorcón cuenta ya con un férreo dispositivo policial y que se está vigilando la entrada al municipio tanto en transporte público (metro, Renfe Cercanías y autobuses) como por carretera. La vigilancia se reforzará además el próximo sábado. "Alcorcón va a contar con mucha presencia policial para evitar problemas", señaló la delegada.

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Óscar Iglesias, ha pedido la realización en el plazo de un mes de un "estudio de riesgo" en Madrid que aborde los "problemas de convivencia" que a su juicio existen.

El Ayuntamiento de Alcorcón, gobernado por el socialista Enrique Cascallana, mantuvo ayer tarde en el teatro Buero Vallejo una reunión con el tejido asociativo del municipio. Al encuentro acudieron representantes de institutos, colegios, parroquias, asociaciones de vecinos, de inmigrantes, culturales y deportivas. En total había unas 250 personas.

En la reunión, a la que también acudió el PP, se leyó un manifiesto a favor de la convivencia y en contra del racismo, que fue firmado por los participantes en el encuentro. El PP no quiso adherirse al texto. "Estamos de acuerdo con las líneas generales, pero no lo hemos firmado porque no incluye ni medidas concretas para que no vuelva a ocurrir lo del pasado fin de semana ni una petición a la Delegación del Gobierno de que traiga más policías a Alcorcón", afirmó Fernando Díaz, portavoz del PP en la localidad.

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, se reunió por la mañana con el alcalde de Alcorcón. Ibarra tachó de "episodio de violencia juvenil" los altercados del pasado fin de semana. También destacó la presencia de grupos ultras y racistas en la protesta del pasado domingo.

"Llamo a la tranquilidad, al sentido común, en especial a los jóvenes, para que no se dejen arrastrar por convocatorias de respuesta a los hechos que puedan culminar en altercados xenófobos, y a hacer gala del civismo que siempre ha caracterizado a Alcorcón ", destacó Ibarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de enero de 2007.