Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las enfermeras se plantean una huelga de celo por sus condiciones laborales

Critican el modelo de carrera profesional que quiere aplicar Osakidetza

Las enfermeras de Osakidetza se están planteando realizar una huelga por la "excelencia", es decir, extremar la atención a los pacientes y dedicarles más tiempo, aunque ello signifique ralentizar el servicio y, probablemente, colapsarlo. Es lo que se conoce como huelga de celo. La pretensión de Osakidetza de aplicar por decreto la carrera profesional de Enfermería sin recoger las sugerencias del colectivo ha desembocado en esta decisión.

Algo parecido puso en marcha en 2005 el colectivo de médicos hospitalarios en demanda de mejores condiciones laborales. En esa ocasión, los médicos también dedicaron más tiempo a los pacientes y, en lugar de dar el alta lo antes posible para dejar camas libres, mantenían a los enfermos más tiempo ingresados hasta que descartaban cualquier complicación. Durante los meses que duró esta práctica, los hospitales se colapsaron en algunos servicios.

El Sindicato de Enfermería (SATSE), segundo en representación en el ámbito sanitario, ha propuesto en las asambleas celebradas en las tres provincias la pasada semana adoptar medidas drásticas para impedir "por todos los medios" que Osakidetza aplique la carrera profesional. Se trata de una demanda reiterada por las enfermeras desde hace varios años, pero no tal y como la ha concebido el Servicio Vasco de Salud. La responsable de Organización del SATSE, Encarnación de la Maza, ha resaltado durante estas asambleas que los paros convocados por el sindicato en los dos últimos años han sido "efectivos hasta cierto punto". "Osakidetza se ha reído de nosotros. Nos ha puesto servicios mínimos para que no salgamos a la huelga y después ha minimizado los resultados. Ahora, se trata de cambiar de estrategia con una campaña por la excelencia".

Una vez analizadas las sugerencias de las asambleas, el SATSE hará su propuesta oficial. "La idea es hacer esa huelga por la excelencia y, si finalmente se aprueba la carrera por decreto, ya pensaremos en otro tipo de movilizaciones", añade.

Según De la Maza, las enfermeras van al 150% de su capacidad todos los días por la presión asistencial y la falta de personal. "Así no se puede seguir. Se trata de trabajar sin prisa, porque cuando se va muy rápido no se atiende en las mejores condiciones y al final se trabaja mal".

5.400 enfermeras fijas

En la actualidad, Osakidetza tiene fijas en plantilla a 5.400 enfermeras (el colectivo más numeroso), pero contando con las sustitutas e interinas el número ronda las 8.000 profesionales.

El modelo de carrera profesional diseñado por Osakidetza prevé cuatro niveles. Para aspirar al primero hacen falta como mínimo cinco años de servicio. Desde ese momento, las aspirantes a este nivel (que supone una retribución de 1.200 euros anuales consolidables) deben obtener un mínimo de 105 puntos en los tres bloques en que Osakidetza ha dividido cada nivel: actividad asistencial, formación continuada e implicación con la organización.

Para el segundo nivel (3.000 euros anuales) se precisan 11 años de servicio y 160 puntos; para el tercero (4.000 euros anuales), 18 años y 199 puntos, y para el cuarto (6.000 euros), 25 años y 237 puntos. Según, José Antonio de Léniz, secretario general del SATSE, la carrera está diseñada para que ninguna enfermera alcance el nivel cuatro. "El primer nivel es fácil de lograr; el segundo, dificultoso; el tercero es muy difícil y el cuarto ya resulta imposible", indica.

De Léniz considera cicateras las retribuciones fijadas para cada nivel. El colectivo parte de un salario bruto anual de 25.458 euros, al que hay que sumar la antigüedad y los pluses por guardias y nocturnidad. El SATSE plantea 2.400 euros para el primer nivel, 4.800 para el segundo, 7.200 para el tercero y 8.800 para el cuarto. Es el 80% de los que cobran los médicos en su carrera profesional, implantada el año pasado. Otro motivo de controversia es la exclusión del personal interino de la carrera profesional. El SATSE recuerda que ninguna de las leyes que regula la carrera profesional a nivel estatal excluye a los interinos.

En cuanto al periodo de acoplamiento, la mayoría de comunidades asigna cierto nivel de manera automática según los años de servicio, sin necesidad de acreditar nada más. Osakidetza quiere evaluar a los profesionales desde el primer nivel, "sin otorgar ningún valor a tantos años de servicio", se queja el SATSE.

Criterios subjetivos

La propuesta de Osakidetza presenta "una mala herramienta", a juicio del secretario general del SATSE, José Antonio de Léniz, al evaluar los méritos del colectivo de enfermería para lograr los niveles. "Los criterios de evaluación son subjetivos y están a discreción e intereses exclusivos de la gerencia. El método y la herramienta deben estar basados en la objetividad y la transparencia y no en las opiniones. De esta forma, se pone en peligro la igualdad y equidad en el trato de todos los profesionales".

Sobre la retroactividad, las enfermeras quieren que las retribuciones por alcanzar los niveles se apliquen con fecha 1 de enero de 2005, como se ha hecho con los médicos.

Osakidetza implantó la carrera profesional de los médicos el año pasado con una importante controversia. El Sindicato Médico de Euskadi la ha criticado con dureza por las retribuciones y la forma de evaluación previstas. Euskadi ha sido una de las últimas comunidades en introducirla, como la de enfermería. "Osakidetza insulta a las enfermeras ofreciendo la peor carrera profesional de todo el Estado. Con esta carrera, Sanidad conseguirá que las enfermeras de Osakidetza sean las peor pagadas de España", dice De Léniz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de enero de 2007

Más información