Reportaje:

Aceites al estilo

Vega Sicilia Alianza entre un financiero y Philippe Starck

No hace mucho que el aceite se vendía a granel. Pronto se ofrecerá en frascos como los perfumes. Financieros y gente con elevado patrimonio que hasta ahora se han visto tentados por el glamour de elaborar un vino propio divergen sus miradas hacia el aceite como un producto de excelencia con una enorme gama de matices y capaz de desarrollar una cultura tan sofisticada como la del zumo de uva fermentado.

A esta moda se ha sumado el financiero Pedro Gómez de Baeza, un ex ejecutivo de Wall Street, que preside la entidad GBS Finanzas con Juan Antonio Samaranch de socio. Gómez de Baeza tiene parte del recorrido hecho. Posee una finca en Ronda con olivos centenarios y acumula muchos celos de ver en los escaparates de las mejores tiendas mundiales de alimentación sofisticados envases de aceites bajo marca italiana, cuando su contenido es español.

La Amarilla de Ronda es un aceite que se elabora como los vinos excelentes, mediante "coupage" o mezcla de aceites seleccionados a ciegas

"En los aceites va a ocurrir lo que con los vinos. Hace 50 años, el ciento por ciento del vino que se vendía en el mundo era francés. Ahora no llega al 50% porque se han incorporado al mercado mundial vinos de España, Chile, Argentina, Australia, California... Con el aceite ya empiezan a verse firmas muy buenas españolas, francesas, griegas, que utilizan métodos de procesamiento similares a los italianos que monopolizan el mercado. Somos los principales productores del mundo, pero somos malos vendedores", afirma Gómez de Baeza, asturiano de origen, sobrino-nieto del pintor Sebastián Miranda y hermano de Rosina, directora de Arco durante 20 años.

Tenía la finca en Ronda y le faltaba el reclamo. A Gómez de Baeza acudió Philippe Starck uno de los diseñadores más famosos del mundo. Son amigos desde hace décadas, cuando el francés transformó el teatro Beatriz en restaurante Teatriz por encargo de Plácido Arango. Starck es socio y diseñador de la lata que contiene La Amarilla, el aceite más caro del mundo (30 euros el litro), de venta en El Corte Inglés o Harrods. Un producto que se elabora como los vinos excelentes mediante coupage, o mezcla de aceites ecológicos seleccionados en catas ciegas. "Y en cantidades que varían según la calidad de la materia prima, como se hacen los vinos Vega Sicilia", asegura Gómez de Baeza . "Este año hemos vendido 30.000 litros. Nos los quitan de las manos". El financiero habla con entusiasmo de su nuevo negocio en el que emplea a unas 15 personas dirigidas por el oleólogo Cristino Lobillo y el enólogo francés Michel Rolland, que ha ampliado las percepciones de su nariz.

Gómez de Baeza cree que el negocio empezará a ser rentable a partir del quinto año (lleva dos), aunque el punto de partida sea puramente romántico: "Tiene un gran atractivo. Estoy encantado de crear una empresa con la que contribuyo a mejorar la imagen del aceite español en el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50