Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consorcio ve "remotísimas" las restricciones de agua en Vizcaya

Considera que hay reservas hasta el verano y niega falta de previsión

El Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia ve "remotísimas" las restricciones de agua por la sequía y asegura que, incluso sin ninguna precipitación, habría reservas hasta verano. La entidad señaló ayer que, pese a que a las menores precipitaciones que en los 90, cuando ocurrió la gran sequía, la situación no es "grave". Sin embargo, admitió que el sistema de abastecimiento es "frágil" por los estiajes prolongados y tener una conducción única.

MÁS INFORMACIÓN

El presidente del consorcio vizcaíno, Ibon Areso, afirmó que, aunque se llegue "a situaciones dramáticas", los cortes de aguas será el último recurso. La entidad tienen un plan para asegurar el suministro con captaciones de agua de peor calidad que luego se tratarían para que sean potables. También se refirió a otras alternativas -sólo citó entre ellas la subida de tarifas para que el consumo baje- que evitarían las restricciones, porque éstas, además de las molestias, provocan daños en las conducciones cuando se restablece el servicio.

"Es una posibilidad remotísima", respondió Areso sobre la aplicación de cortes de agua. Aseguró que, aunque en los próximos meses no se produzca ninguna precipitación, "habría reservas hasta el verano". Este plazo se debe a que las captaciones realizadas en varios ríos evitan el uso masivo de los embalses del Zadorra (que abastecen a 1,3 millones de habitantes del área metropolitana de Bilbao y Vitoria). Pese a ello, ayer se situaban al 36,2% de su capacidad y han entrado ya en el umbral de sequía (desde mediados de octubre hasta el miércoles se encontraban en lo que se denomina inicio de sequía).

Los responsables del consorcio incidieron en que la ausencia de precipitaciones de los últimos meses es la mayor en 62 años: sólo en 1955 hubo un periodo más seco con 11 meses sin lluvias. El gerente, Pedro Barreiro, afirmó que durante la grave sequía de los 90 se dieron más precipitaciones. La mejor situación actual se debe, explicó Barreiro, a que el consumo ha descendido en una 25,7% desde entonces. De ese porcentaje, un 9% se debe al menor tejido industrial, otro 9% a la reducción de fugas en la red primaria, un 3% al ahorro y otro 3% a la mejor gestión, señaló.

Barreiro negó las acusaciones de "imprevisión" hechas por el PSE y aseguró que las captaciones iniciadas hace varios meses han reportado 3.200 millones de litros. Rechazó que no haya un plan director de abastecimiento y citó dos proyectos previstos: una nueva captación del Nervión en Bilbao, que costará 25 millones de euros, aunque tardará cuatro años en estar operativa, y una planta para aprovechar las aguas de la depuradora de Galindo para las tareas de limpieza urbana, con un presupuesto de 2,5 millones. A ello agregó los estudios para descubrir acuíferos subterráneos y el aprovechamiento del caudal que se debe desembalsar cuando los pantanos del Zadorra están por encima de la curva de garantía.

Visita de la ministra

Areso calificó de "mentira" que las fugas en las redes municipales alcancen el 35% y las situó en un 20%. Reconoció, no obstante, que el sistema de abastecimiento es "frágil" ante los periodos de sequía acusados, y también por el hecho de que su principal caudal llega a Bilbao desde los embalses mediante una única tubería. En el caso de que ésta quedara inutilizada, no existe una alternativa que la sustituya plenamente.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, manifestó ayer que el abastecimiento de agua en Euskadi no estará en peligro "si se hace una gestión prudente" de los recursos hídricos en esta comunidad. Confirmó que las confederaciones hidrográficas del Ebro y del Norte ya han activado los planes de gestión de la sequía, que contemplan medidas excepcionales, como "la utilización de aguas subterráneas y el bombeo directo desde los cauces fluviales".

En una visita a las obras de la presa de Ibiur, en la localidad guipuzcoana de Baliarrain, Narbona también abogó por poner en marcha "restricciones en los usos no esenciales del agua", como el riego y baldeo de las calles, que pueden ser realizados "con la debida cautela utilizando aguas depuradas". E insistió en la necesidad de "optimizar las infraestructuras existentes" mediante la reparación de fugas y pérdidas en los embalses.

El embalse de Ibiur, que debió abrirse hace casi tres años, estará en servicio en 2009 tras una inversión de 31,7 millones. Abastecerá a 12 municipios de Tolosaldea que suman 60.000 habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007