Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La ofensiva terrorista

Zapatero asegura que ETA "ha llevado el proceso de paz a su punto final"

El presidente sostiene que "ningún aspecto permite decir que ha habido un error" del Gobierno

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que el proceso de final dialogado de la violencia "ha llegado a su punto final", tras el atentado mortal que ETA cometió el 30 de diciembre en Barajas, porque "tenía su fundamento en el diálogo". Tras cerrar el paso a cualquier tipo de ambigüedad en este sentido y confirmar que el proceso iniciado con el alto el fuego permanente de marzo, "lo ha roto ETA y ha cometido un gravísimo error", apuntó sobre la posibilidad de que en el futuro pudiera abrirse otro proceso que "ese no es un debate para este momento". "Había un diálogo. Desde junio hemos estado en esa tarea. ETA lo ha roto con el atentado y ha demostrado con ello que no está por el diálogo".

Zapatero aprovechó su presencia en el Palacio Real, en la celebración de la festividad de la Pascua Militar, para, en un tono grave, conversar con un grupo de periodistas sobre la ruptura del proceso para un final dialogado del terrorismo.

El presidente del Gobierno, pese al fracaso de esta tentativa, defendió su compromiso de haber abordado el proceso de diálogo con ETA porque está dispuesto a "empeñar todo lo que sea necesario para que en España no haya bombas".

Insistió en que "el empeño de acabar con la violencia sólo se consigue si se intenta, como piensan la mayoría de los españoles". Explicó que, ante este asunto, ha ido en todo momento "de frente, dando la cara" y asumió que "es una tarea muy arriesgada en términos políticos", pero cree, también, que para eso le eligieron los ciudadanos.

Zapatero evitó hacerse una autocrítica sobre su disposición y gestión del proceso. "No hay ningún aspecto que permita decir que ha habido algún error" respecto al final sorprendente para el Gobierno del atentado etarra de Barajas.

Sobre la autocrítica que la víspera hizo el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, acerca de la deficiente información que tuvo el Gobierno sobre la actuación de ETA, Zapatero respondió que "ha podido haber una mala interpretación de sus palabras o se explicó mal". Tras defender la profesionalidad de las Fuerzas de Seguridad del Estado, señaló que "el Gobierno ha tenido en todo momento la información que razonablemente ha podido tener de ETA; no hay ningún elemento o argumento que permita decir que ha habido un error".

Respecto a los pasos que seguirá el Gobierno en los próximos días, confirmó que la tercera semana de enero comparecerá en el Congreso para explicar la situación creada tras el atentado en un "ejercicio de la máxima responsabilidad con los ciudadanos" pues, según recordó, no hay precedente de que un presidente del Ejecutivo haya acudido al Parlamento tras la ruptura de una tregua de ETA.

Señaló que ignoraba cuál sería la actitud del PP en ese pleno del Congreso, en el que pretende escenificar la unidad de las fuerzas democráticas contra el terrorismo, pero insistió en que la posición del principal partido de la oposición debe ser la de apoyar al Gobierno porque es su "deber democrático". También se dirigió a la izquierda abertzale para reclamarle la condena de la violencia que "desea la inmensa mayoría de la sociedad vasca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 2007