Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El comercio justo asoma en la empresa

Compañías y organismos públicos han regalado estas Navidades unas 20.000 cestas solidarias

Chocolate, café, vino, galletas, mermelada... Durante las últimas semanas, miles de personas han abierto la cesta de navidad que le dio su empresa y su contenido, aparentemente, era como el de tantas otras. Pero en el fondo de la caja, una tarjeta les explicaba que no era así. Los corazones de palmito llegaban de un grupo de agricultores de Costa Rica. El arroz, de Mali... Y todos los artículos tenían en común que los trabajadores de los países pobres que los habían elaborado cobraron un sueldo digno y que se respetó el medio ambiente en el proceso. Eran artículos de comercio justo.

Más de 20.000 cestas navideñas han sido este año de comercio justo o contenían algunos de sus productos. Empresas e instituciones públicas miran cada vez más a este sector que fomenta la solidaridad internacional. Las campañas de Navidad, aunque el sector cada vez se va estabilizando más el resto del año, suponen entre el 40% y el 60% de los ingresos de todo el curso para el comercio justo, que en 2005 fueron casi 15 millones de euros, el doble que en 2000, con un crecimiento anual del 16%.

Intermón Oxfam ha aumentado un 150% la venta de regalos de empresa en dos años

Y cada vez tienen más peso en esa campaña navideña las compañías y el sector público. "Lo venimos notando desde hace tres o cuatro años", asegura Mónica Aparicio, de Setem Madrid, organización que hizo la mitad de sus ventas en 2005 a grandes clientes (empresas e instituciones). Además de las cestas, Setem ha vendido a las empresas unas 12.000 postales navideñas hechas con tintes naturales en las montañas de Nepal.

Aunque no hay datos homogéneos de lo que representan para el comercio justo las ventas a empresas y organismos públicos, y con toda seguridad dentro del global sólo supone un porcentaje pequeño, el hecho es que las organizaciones que se han lanzado a la caza de este nicho han obtenido frutos. En el caso de Intermón Oxfam España, una de las primeras asociaciones del sector -la mayoría son ONG o cooperativas- que empezó a buscar clientes entre las compañías, el aumento de esta parte de las ventas ha sido del 150% en los últimos dos años, pasando de suponer el 5% de sus ventas en 2000 al 13,25% en 2005. En 2005 vendieron 1,4 millones de euros a empresas e instituciones, dos tercios de ellos en Navidad.

Adif, Securitas Direct, American Express y hasta 100 compañías han regalado sus productos. También lo ha hecho estas ultimas semanas el Ayuntamiento de Barcelona: 500 cajas con chocolate, incienso o barritas de muesli para "diversas instituciones y otros ayuntamientos", explica el consistorio.

En los últimos años ha experimentado un gran auge entre las empresas el concepto de responsabilidad social corporativa: la contribución activa y voluntaria de éstas a la mejora social, económica y ambiental. Presionadas por los consumidores y la sociedad en general, la mitad de las compañías ya tenían el año pasado un programa concreto para este campo. El aumento del comercio justo entre ellas se debe en gran medida a responsabilidad social, admiten en el sector.

Sin embargo, Josep García, director comercial de una de las principales importadoras de estos productos, Alternativa 3, cree que el proceso avanza lentamente: "Hoy todavía funciona mucho porque haya alguna persona sensibilizada dentro del equipo directivo", asegura. De cualquier modo, el año pasado fue el primero que esta organización lanzó productos especialmente dirigidos a las compañías. El resultado fue un aumento de las ventas de cestas navideñas del 200% en un año, 1.500 cestas completas vendidas estas navidades (a unos 30 euros cada una) y productos para otras 5.000.

Alrededor de 15.000 cestas ha vendido otra de las grandes importadoras, Ideas, que ofrece además servicios de asesoramiento sobre economía responsable. Y a las instituciones les ofrece asesoramiento sobre compra pública ética, es decir, para introducir criterios de comercio justo en todas las compras que hagan los organismos públicos. Ideas tiene entre sus clientes "una docena" de administraciones: la Junta de Andalucía y la de Castilla-La Mancha, entre otras. "La compra pública supone el 28% del PIB nacional, así que existe un potencial enorme", asegura Carola Reintjes, presidenta de Ideas.

En este sentido, el comercio justo también está experimentando un gran crecimiento en las máquinas expendedoras de café o bollos. El proyecto Buen café, puesto en marcha por Setem, certifica que 635 máquinas de empresas y centros públicos (ayuntamientos o universidades, entre otros) ofrecen café solidario. Los fines y medios del comercio justo, así como el contacto con las organizaciones y los puntos de venta se pueden consultar en la página web de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo: www.e-comerciojusto.org/es/.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007