Entrevista:HEINRICH V. PIERER | Presidente del Consejo de Administración de Siemens

"Vamos a acabar con el fantasma de la corrupción"

Heinrich von Pierer, presidente del Consejo de Administración de Siemens, habla sobre la necesidad de afrontar consecuencias inevitables y sobre la propia responsabilidad en el presunto caso de fraude y corrupción que sacude a la compañía. La justicia alemana investiga el pago de sobornos por parte de altos ejecutivos del grupo para conseguir contratos con empresas y administraciones extranjeras.

Pregunta. En una ocasión dijo que le gustaba comentar con su mujer las decisiones importantes. ¿Le ha consultado en estas últimas semanas si debe renunciar a su cargo de presidente del consejo de administración de Siemens?

Respuesta. En este caso me comporto como siempre. Las conversaciones con mi mujer quedan entre nosotros.

"Soy consciente de que a los profanos no les resulta fácil entender del todo nuestra organización"
"Nosotros hemos actuado de buena fe y ahora tenemos que hacer frente a las inevitables consecuencias"

P. Desde que recientemente fuera detenido un antiguo miembro de la junta directiva central arrecian las peticiones de dimisión dirigidas a usted. Dicen que, al fin y al cabo, el sistema de las cajas negras surgió durante su mandato. Además, en calidad de jefe del Consejo de Administración, probablemente deberá presentar reclamaciones por daños y perjuicios contra los antiguos colegas que acaben siendo condenados. ¿No le asusta el panorama?

R. Por supuesto que me aflige la situación que está atravesando Siemens. Ni en sueños hubiera imaginado que un grupo de directivos y colaboradores conseguiría dejar fuera de juego las medidas de protección especiales que hemos desarrollado e instalado durante los últimos años. Es evidente que se han aprovechado de nuestro modelo de organización descentralizada y probablemente pensaban que habían encontrado vías que no podían ser descubiertas por nuestros controles externos e internos. Estas personas han dañado seriamente a la empresa.

P. En el último balance anual presentado a la SEC, el organismo de supervisión bursátil estadounidense, Siemens admite la existencia de fugas sensibles en el control financiero. ¿No debería asumir alguien la responsabilidad de que ocurra algo semejante?

R. La comisión examinadora de nuestro Consejo de Administración ha encargado a especialistas externos una investigación a fondo de las faltas que se han cometido así como el desarrollo de propuestas para impermeabilizar nuestros sistemas de control. Estoy convencido de que se reconocerá el rigor con que vamos a proceder a partir de ahora para acabar con el fantasma de la corrupción. Estamos firmemente decididos a reordenar la situación sin aceptar soluciones de compromiso.

P. Usted mismo se vio obligado, junto con el director financiero en funciones, a asegurar por escrito a la SEC que las conclusiones presentadas eran correctas. Ahora el consorcio ha rectificado algunas de ellas. ¿Espera una visita inminente de los inspectores del SEC?

R. Es lógico que se investiguen estas cosas. Pero lo verdaderamente decisivo es que nosotros hemos actuado de buena fe y ahora tenemos que hacer frente a las inevitables consecuencias.

P. Renate Künast, la presidenta del grupo parlamentario verde en el Bundestag

[Cámara Baja del Parlamento], ha pedido a la canciller federal Angela Merkel que le suspenda en el cargo de presidente del consejo de innovación del gobierno hasta que no se hayan aclarado las acusaciones de corrupción. ¿Sabe qué piensa la canciller al respecto?

R. Angela Merkel siempre ha dado muestras de ser una persona juiciosa que no se deja arrastrar hacia actitudes populistas.

P. Según la información de que disponemos, hace ya cinco años largos que unos inspectores externos descubrieron la existencia de contratos de asesoramiento sospechosos en la división de comunicación, justo cuando el sector de la telefonía móvil se separó del resto del negocio de las telecomunicaciones y se independizó. ¿Fue informado de este hecho en su momento?

R. No, es la primera vez que oigo hablar de ello. Igual que es la primera vez que oigo hablar de muchas de las cosas que la gente va diciendo por ahí.

P. En el pasado se ha desligado de sus cometidos a empleados infieles en varias ocasiones sin que el consorcio pusiera una denuncia contra ellos. ¿Cambiará Siemens este modo de proceder?

R. No es cierto que no hayamos puesto denuncias en casos bien fundados.

P. En otoño de 2003 usted mismo pasó a ser durante algunos meses responsable del asesoramiento del sector de las telecomunicaciones dentro del gremio directivo supremo, la junta directiva central. A continuación, su sucesor, Klaus Kleinfeld, desempeñó esta misma tarea durante medio año largo. ¿No hubo nada que le llamara la atención en aquel entonces?

R. Soy consciente de que a los profanos no les resulta fácil entender del todo nuestra organización. El cometido de los asesores de sectores dentro de la junta directiva central se refiere en primera instancia a cuestiones estratégicas. La inspección de los libros de contabilidad forma parte de las responsabilidades de otras instancias.

P. Entre los años 1999 y 2002 hubo un caso en el sector de centrales energéticas que presenta asombrosos paralelismos con el actual escándalo financiero. En aquella ocasión también había una serie de cajas y cuentas negras en Liechtenstein o Dubai que desempeñaban a todas luces un papel importante. ¿Por qué no se han aplicado los conocimientos adquiridos entonces para aclarar el actual asunto del sector de las comunicaciones y no se han incluido inmediatamente las estructuras financieras de este sector en los procesos de inspección?

R. Por favor, no piense ni por un momento que nos hemos quedado mano sobre mano. Pero si el director comercial, el perito mercantil de ventas, el director de contabilidad y el director del departamento de inspección de un mismo sector se ponen de acuerdo para ocultar determinados sucesos, resulta extraordinariamente difícil detectarlo. Además, en este caso es evidente que la red de 885 comisionados encargados de vigilar el cumplimiento que tenemos instalada a nivel mundial en los sectores operativos y en las unidades regionales no ha funcionado como debía.

P. Klaus Kleinfeld, su sucesor, se ha propuesto alcanzar de aquí a abril los ambiciosos márgenes que usted mismo fijó como objetivo en el año 2000 para cada uno de los sectores concretos del consorcio. ¿Tendrá que aplazar sus planes si se pierden encargos importantes como consecuencia del escándalo de los sobornos o si se llega a excluir por completo a Siemens de los concursos públicos?

R. Siempre he tenido el convencimiento de que se puede tener más éxito con un comportamiento honrado, limpio y respetuoso con las leyes que recurriendo a artimañas. Por eso no entiendo por qué tendríamos que renunciar a nuestros objetivos. En lo que concierne al resto de actividades, Siemens va por el buen camino.

Traducción de News Clips

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de diciembre de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50