Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU readmite como asesora a la mayor ONG gay de Europa

El Comité Económico y Social de las Naciones Unidas (Ecosoc) aprobó en la madrugada del viernes el retorno de la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays de Europa (ILGA), después de cuatro años de ausencia. Junto a esta organización no gubernamental dedicada a la defensa de los derechos de los homosexuales se incorporarán al órgano de la ONU la Asociación Nacional danesa para Gays y Lesbianas y la Federación alemana.

El voto, que se realizó de forma independiente para cada una de las tres organizaciones, fue bastante ajustado y casi idéntica. La integración de la ILGA se aprobó con 23 votos a favor, 16 en contra y 10 abstenciones. Su papel dentro de la ONU será consultivo, y se pretende que sean la voz de la comunidad gay y lesbiana a la hora de abordar cuestiones relacionadas con la salud, el desarrollo, los derechos humanos y el sida.

La ILGA fue expulsada en 2002 del Ecosoc al acusarla de permitir asociaciones pederastas. La ONG expulsó a las organizaciones sospechosas, pero los países más conservadores frenaron la vuelta a la ONU. Entre los países que votaron en contra de su regreso a la ONU estuvieron entonces están Costa Rica, China, Rusia, Arabia Saudí y Emiratos Árabes. EE UU y los países europeos, salvo España, apoyaron entonces el reingreso.

Era la primera vez que se votaba la inclusión de la ILGA entre las ONG que aconsejan sobre derechos humanos a la ONU, un grupo del que forma parte, por ejemplo, Amnistía Internacional. La asociación agrupa a más de 500 organizaciones de gays, lesbianas y transexuales de 85 países. "Es claro que muchos países no quieren que las denuncias de la ILGA se oigan en la ONU", afirmó entonces Jordi Petit, secretario general entre 1995 y 1999. Las cosas han cambiado.

La organización defendió entonces que no había alterado sus principios: que se oponía a la pederastia, pero estaba en contra de que se utilicen distintos criterios para establecer la edad de consentimiento [a la que las relaciones sexuales son legales] según se trate de heterosexuelaes u homosexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de diciembre de 2006