Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin despliega 8.000 policías para vigilar a 1.500 manifestantes

La oposición denuncia la involución de la democracia ante las presidenciales de 2008

Desde la extrema derecha hasta la izquierda representada por el radical Partido Nacional-Bolchevique se manifestaron ayer en el centro de Moscú contra el régimen del presidente Vladímir Putin. Entre 1.500 y 4.000 personas -dependiendo de si las estimaciones son de la policía o de los organizadores- se congregaron en la plaza Triunfálnaya, vigilados de cerca por más de 8.000 policías y un helicóptero que sobrevolaba el lugar.

Los líderes opositores, entre los que destacaban el ex primer ministro Mijaíl Kasiánov y el ex campeón mundial de ajedrez Gary Kaspárov, denunciaron la involución democrática y llamaron a unirse con vistas a las elecciones presidenciales previstas para marzo de 2008.

La manifestación y la llamada marcha de los disidentes -que realizaron después de los discursos a pesar de la prohibición policial que se había anunciado- fueron organizadas por el movimiento opositor La Otra Rusia y en ellas no participaron ni la Unión de Fuerzas de Derecha (UFD) ni el partido liberal Yábloko, aunque estas agrupaciones políticas también son contrarias al actual régimen.

La UFD celebraba su congreso en el que anunció que en las elecciones parlamentarias del año próximo participará con su propia lista y no en unión con Yábloko, tras fracasar las negociaciones. Precisamente la falta de unidad entre estas agrupaciones políticas les impidió superar la barrera del 5% de los votos, necesaria para obtener representación parlamentaria en los últimos comicios legislativos (ahora la barrera será ya del 7%).

Las autoridades hicieron ayer un impresionante despliegue en el que participaron agentes traídos de otras ciudades, policía ecuestre, helicópteros, bomberos e incluso máquinas quitanieves. La orden que tenían era no dejar marchar a los opositores por la céntrica calle Tverskaya en dirección al Kremlin.

Los 40 miembros del Partido Nacional-Bolchevique -liderado por el exitoso novelista Eduard Limónov- que trataron de romper el cerco y que se enzarzaron en una pequeña batalla con la policía fueron detenidos. Ante esta situación, los líderes de la manifestación decidieron realizar la marcha de los disidentes en dirección contraria. La policía prácticamente no hizo nada por impedir esa marcha, encabezada por Kasiánov y Kaspárov.Además del incidente con los nacionalbolcheviques, hubo otro protagonizado por un grupo juvenil progubernamental que desplegó en un edificio frente a la manifestación una pancarta en la que califica a la oposición de "prostituta" que cobra en dólares. Los jóvenes fueron también detenidos.

Los organizadores de la marcha de los disidentes divulgaron un manifiesto titulado Devolvamos nuestro país en el que denuncian que les han "robado" a Rusia, que hoy "es gobernada por un régimen de ocupación cuyo único fin es el enriquecimiento personal". En respuesta a la marcha opositora de ayer, el movimiento juvenil progubernamental Nashi (Los Nuestros) ha convocado para hoy un grandioso mitin en el que calculan que participarán unas 100.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 2006