Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nieto libra 14,2 millones para construir los parques científicos

Las universidades reciben un préstamo que no deberán devolver

Las universidades públicas valencianas, a excepción de la de València, recibirán 14,2 millones para levantar sus parques científicos. El convenio firmado ayer por el consejero Justo Nieto establece que el Sepiva actuará como prestamista de un crédito a 50 años que las universidades no devolverán nunca. El acuerdo se inscribe en el desarrollo del protocolo de infraestructuras firmado por el presidente Camps en 2005.

El consejero considera "gratuitas" las críticas del ministerio hacia la universidad virtual

Los dirigentes académicos se declararon satisfechos al ver concluida una negociación difícil que el responsable de Empresa y Universidad comparó con un parto. La base jurídica del acuerdo fue encargada a un bufete de abogados. Y fue necesario, además, ampliar las competencias del Sepiva (Seguridad y Promoción Industrial Valenciana) para que pudiera realizar inversiones de carácter "científico tecnológico". La empresa pública prestará el dinero a 50 años. Las universidades, sin embargo, sólo deberán devolver la parte proporcional de los fondos aquellos ejercicios en los cuales los parques científicos reporten beneficios. Algo que parece poco probable, al menos a medio plazo. La consecuencia, sugerida por Nieto, será que el préstamo quedará extinguido dentro de cinco décadas sin que se haya llegado a devolver.

La cantidad más importante, 6,2 millones de euros, la recibirá la Universidad Politécnica de Valencia, cuyo rector, Juan Juliá, fue el único en asistir al acto de ayer. La Miguel Hernández de Elche recibirá 3,8 millones. La Jaume I de Castellón, 2,6. Y la de Alicante, 1,6. Las obras financiadas con ese dinero (incubadoras de empresas, edificios de investigación y de servicios generales) deberían estar concluidas en dos años.

La Universitat de València quedó esta vez fuera del acuerdo porque los terrenos para su parque científico, situados junto al campus de Burjassot-Paterna, ya eran propiedad de la Generalitat. La Consejería de Economía, dijo Nieto, se encontraba tasando el valor del suelo, que ascendería probablemente a 16 millones y medio de euros.

El de ayer fue un paso más en el largo camino que universidades y consejería emprendieron en octubre de 2005. El presidente Camps se comprometió entonces en Alicante a destinar 152 millones a la construcción de infraestructuras universitarias. Un acuerdo del que la Universitat de València se autoexcluyó al considerar demasiado baja la oferta. Cinco meses más tarde, Tomás cerró el trato por unos 42 millones, seis más de lo que le ofrecieron inicialmente.

Nieto tachó de "gratuita", por otro lado, la opinión de los expertos del Consejo de Coordinación Universitaria del Ministerio de Educación sobre su proyecto de universidad internacional, al que calificaron como "inoportuno" e innecesario. El secretario autonómico Emilio Barberá admitió que el ministerio había considerado "insuficiente" la documentación entregada por la Generalitat para crear la universidad virtual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de diciembre de 2006