Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El arrollador éxito del héroe sin pies

Las aventuras de Cálico, diseñadas por el español Niko, despiertan la fiebre en la Red

¿Puede un superhéroe sin pies, con sobrepeso y bigote salvar el mundo? Quizá el planeta no, pero sí Electronic City, una ciudad virtual, al estilo de Metrópolis o Gotham, que también alberga a un defensor del bien: Cálico Electrónico.

Las aventuras de Cálico luchando contra los Niños Mutantes de San Idelfonso, depilándose una pierna para competir con la metrosexualidad de otro superhéroe con mechas y esteroides o enamorándose de una ladrona con prótesis de silicona ya son seguidas por cinco millones de personas cada mes en Internet. Cálico trabaja fregando suelos hasta que contempla su reclamo en el cielo (como Batman), se mete en una cajonera (como Hong Kong Phooey) y se convierte en un desternillante individuo embutido en lycra y farfullando: "Cago en los Mengues".

El éxito de Cálico también ha obligado a Nikodemo a parar, de momento, la serie

La creciente "fiebre Cálico" reivindica el Flash como técnica de animación

Hasta el momento, en www.calicoelectronico.com se pueden ver 12 capítulos de animación en flash divididos en dos temporadas. Desde su inicio, hace casi dos años, el boca a boca y los portales de Internet que reflejan lo más jugoso de lo que se cuece en la Red, como www.elrellano.com, www.yonkis.com o www.elbukanero.com, han ido creando más calicoadictos, hasta el punto de que el agosto pasado hubo una quedada de fans en la Puerta del Sol de Madrid.

Nunca antes una serie de animación había creado tantos devotos. La creciente fiebre Cálico confirma, por un lado, la gran potencialidad del flash como técnica de animación, más sencilla e instantánea que los dibujos animados aunque con menos detallismo, y, por otro, la capacidad de Internet para engendrar y publicitar nuevos iconos. Cálico ha seducido a una inmensa comunidad de jóvenes en todo el mundo (en Suramérica también existen numerosos seguidores y es posible que la serie se doble al inglés), sobre todo por su humor muchas veces políticamente incorrecto y muy spanish.

La voz le define y lo es prácticamente todo. Un cruce entre Austin Powers, Florentino Fernández y Chiquito da la personalidad a este hombre animado creado por un diseñador gráfico de 32 años. En la Red se le conoce como Niko. En un principio, Niko decidió inventar un pequeño personaje de animación por flash para que hablase y sirviera como guía en una compleja página web de productos informáticos (www.electrónicaweb.com). Así nació Cálico Jack, la versión primitiva de Cálico Electrónico. Cálico Jack era un mozo de almacén cuya barriga y personalidad campechana, chulesca y a la vez tierna ha heredado Cálico Electrónico. El éxito de aquel muñequito que informaba de ofertas y de cómo rellenar formularios online con un gracioso acento mexicano animó a Niko a inventar una serie en exclusiva dedicada a Cálico Electrónico.

Cada capítulo de Cálico requiere el ingenio y las noches en vela de los siete veinteañeros componentes de Nikodemo Animation, la empresa de Niko en Barcelona. El tremendo éxito de Cálico, todo un fenómeno en la web, por un lado ha disparado el merchandising: esta Navidad aparecerá un juego de cartas, a principios de año lo hará el peluche de Cálico y en marzo se pondrán a la venta dos de los seis cómics sobre la serie que publicará Random House. Pero el éxito de Cálico también ha obligado a Nikodemo a parar, de momento, la serie. "Si intentaba exprimir al personaje, podía quemarlo", explica Niko, "y quería que la gente aguardase con expectación la próxima temporada, tener tiempo para pensármelo bien. Cada vez requiere más trabajo, los capítulos empezaron siendo de dos minutos y han acabado durando 10".

Sin embargo, el universo Cálico no se ha detenido. En la pasada edición del SIMO se estrenó con gran éxito (Niko empleó dos horas y cuatro rotuladores para firmar autógrafos) y en pantalla gigante el quinto capítulo de una serie paralela a Cálico, Huérfanos Electrónicos, donde aparecen todos los personajes secundarios que han poblado los episodios de Cálico, incluido su sobrino unidiente. "En Huérfanos Electrónicos hacemos un tipo de historia con más argumento, con continuidad, como una serie, y así respira Cálico hasta el año que viene", cuenta Niko.

Nikodemo Animation no sólo ha asumido el reto de Huérfanos..., sino que ha participado en la animación y posproducción del primer largometraje animado en flash para su exhibición en cines. El proyecto se llama Crisis Carnívora, una película dirigida por Pedro Rivero a la que han puesto voces Quique San Francisco, Pablo Carbonell, José Coronado, Pedro Reyes o Álex Angulo, entre otros, y prevista para ser estrenada a principios del año que viene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2006