Urbanismo salvaje

Una obra de un pintor de cámara de Napoleón, en la casa de Massot

Jaume Massot, hasta ayer director general de Ordenación Territorial y cerebro urbanístico del Gobierno balear de Jaume Matas, se rehizo ayer, tras su gesto descompuesto ante los flashes y con las esposas en los juzgados. Sonrió, acicalado y con la perilla recortada, tranquilo después de tres días de insomnio, agobio y el temor de ir a la cárcel, como ocurrió con los otros dos detenidos en la causa del caso Andratx. Él fue el tercero en comparecer, en la noche del jueves, cuando el alcalde Hidalgo y el celador Gibert habían sido enviados a prisión.

En las tres noches que pernoctó arrestado, Massot reposó sobre la litera de piedra y sin colchón del calabozo del cuartel de la Guardia Civil de Palma. Fue detenido e imputado por el escándalo de supuesta corrupción urbanística. Massot explicó que los tres días de aislamiento e incomunicación total desconciertan a cualquiera y agregó que consultará la legislación europea para conocer el alcance de los plazos de detención preventiva.

Los guardias civiles que le detuvieron, registraron su despacho y su casa y le custodiaron fueron educados, amables y deferentes con él, según reconoció. En el cuartelillo de los juzgados la situación es distinta, matizó.

Miquel Capellà, abogado de Massot, sostiene desde hace años que éste es el experto más fino del urbanismo en Baleares, y asegura que según le ha confesado no ha tenido actividades inmobiliarias incompatibles con su cargo.

Sospecha de blanqueo

La fiscalía no pidió prisión tras sospechar que "blanqueaba" dinero en el extranjero y se intervino una sociedad, Balear Helvética de Inversiones, creada en 1992, que según el administrador único "sólo es titular de un local y está inactiva". La propiedad en Francia atribuida a Massot, según su defensa, es un apartamento de su esposa Dominique Joulin, donación por herencia de su padre, en Vincennes (París). Y se agrega que de los 12 cuadros intervenidos en su domicilio, los tres más valiosos son igualmente de la herencia de su esposa: un pequeño óleo de la escuela flamenca, una marina del siglo XIX y una escena con bodegón y figura de un pintor de gabinete de Napoleón.

Durante más de dos décadas, Massot, que es arquitecto técnico y directivo del colegio profesional de aparejadores, fue el funcionario jefe de Urbanismo del Ayuntamiento de Andratx, hasta 2003, cuando por su experiencia la consejera de Fomento, Mabel Cabrer, y Matas le ficharon para pactar el diseño de la legislación territorial de Baleares, asesorar a municipios, redactar la ley del suelo y pactar el plan territorial de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50